Por una reconstrucción con equidad y una vida libre de violencia en Piura

Por una reconstrucción con equidad y una vida libre de violencia en Piura

Lima 26 Nov.- Con ocasión del Día Internacional de la Erradicación de la Violencia contra la Mujer, se pronunciaron las productoras rurales de Piura haciendo un llamado a sus autoridades para que el proceso de reconstrucción tenga enfoque de género e incluya sus necesidades específicas.

Las productoras son parte de la Escuela Agroecológica que impulsa el Centro Flora Tristán en el marco del proyecto Agricultoras rurales del alto Piura empoderadas frente a la emergencia y cambio climático contribuyen a la seguridad alimentaria y desarrollo sostenible que cuenta el apoyo del gobierno de Canadá.

“Nosotras hemos vivido en carne propia los efectos del Niño Costero y no solo se han afectado puentes y carreteras, también nuestra salud física, nuestra estabilidad emocional, nuestra seguridad”, afirmó Gaby Bran, productora del Alto Piura.

Precisó que las productoras se encuentran viviendo un fuerte estrés por la recarga de trabajo y la preocupación respecto a las deudas por la pérdida de sus cultivos y el sostenimiento de sus familias. “Esto que vivimos también son impactos y secuelas ocasionados por el Niño Costero que deben ser incluidas en la evaluación de daños de las autoridades a cargo de la Reconstrucción con cambios”, demandó la productora.

Por su parte Rosa Rojas, también del bajo Piura, expresó su preocupación por el incremento de los riesgos que obstaculizan el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia y planteó al gobierno local, provincial y regional mirar con atención este problema que se acreciente en los tiempos de emergencia como fue durante el Niño Costero.

La socióloga Elena Villanueva, del Programa de Desarrollo Rural del Centro Flora Tristán, a cargo de la gestión del proyecto, manifestó que corresponde a las autoridades locales escuchar las voces de las productoras pues son actoras claves en la gestión de riesgos de desastres.

“Ellas nos están diciendo que en la reconstrucción se tome en cuenta su realidad como productoras, para lo cual es necesario que la política pública de gestión de desastres tenga enfoque de género en todas sus fases de aplicación, desde la prevención, evaluación y mitigación de riesgos, hasta la respuesta, rehabilitación y finalmente la reconstrucción”, explicó la especialista.

Reportes de Indeci señalan que la tercera parte de la población de Piura es vulnerable a los riesgos de desastres. El reciente Niño Costero dejó un terrible saldo de 91.835 personas damnificadas y otras 310.570 afectadas. 17 muertes, 5.724 viviendas colapsadas y otras 8.469 inhabitables, y miles de hectáreas cultivadas destruidas.

“En este 25 de noviembre demandamos que el Estado haga realidad nuestro derecho a vivir libres de toda forma de violencia en tiempos de estabilidad climática y en situaciones de emergencia”, subrayó Gaby Bran.