Productoras enfrentan inundaciones con sobrecarga laboral

Productoras enfrentan inundaciones con sobrecarga laboral

 


 

Piura 8 de marzo.- Las productoras rurales de la zona han recibido el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, cumpliendo un esforzado trabajo en sus parcelas para protegerlas de los embates de las lluvias torrenciales ocasionadas por el Fenómeno El Niño (FEN), lo que ha sobrecargado sus jornadas laborales en casa y en la chacra en un contexto en que se incrementan los riesgos en sus desplazamientos.

Las mujeres productoras de cinco distritos del Alto Piura integrantes de la Escuela Agroecológica del Centro Flora Tristán, están resistiendo las inundaciones y plagas que vienen afectando sus cultivos. Ellas están involucradas en el proyecto auspiciado por Oxfam Quebec que les ha permitida fortalecer sus capacidades para enfrentar los efectos del cambio climático y FEN, y ejercer su derecho a la seguridad alimentaria.

Las casi 40 productoras viven en centros poblados de los distritos de Morropón, Santo Domingo, Yamango, Santa Catalina de Mossa y Chulucanas, y en lo que va del proyecto han instalado sus unidades productivas sostenibles (UPAS) donde mediante las técnicas agroecológicas aprendidas han diversificado sus cultivos con semillas de hortalizas y leguminosas, cuyas cosechas han contribuido a enriquecer su dieta y nutrición y la de sus familias.

El incremento de lluvias y desbordes, la escasa disponibilidad de agua saneada y la necesidad de asegurar la alimentación en sus hogares evidencia cómo los efectos del cambio climático tienen un impacto diferenciado por género en la vida de las mujeres, pues ellas siguen cumpliendo sus responsabilidades a costa de restarse horas de sueño, descanso y atención a su salud.

Ante esa realidad, las mujeres involucradas en el proyecto destacaron su capacidad para sobreponerse con los conocimientos y nuevas prácticas adquiridas en la Escuela Agroecológica pero también demandaron a las autoridades atención a sus necesidades específicas, especialmente relacionadas con el aseguramiento de vías adecuadas de transporte para trasladarse ellas, sus familias y sus productos.

Flora María Peña, productora del distrito de Santo Domingo, dijo que logró varias cosechas de hortalizas y que cuando pase la lluvia volverá a sembrar. Además mostró su satisfacción por los buenos resultados del frejol caupi y frejol de palo, y de sus cultivos de maíz híbrido y maíz amarillo, que le permitirán contar con choclo en el mes de mayo y alimento para sus gallinas en julio.

Sin embargo, hizo un llamado a las autoridades locales, regionales y nacionales para atender la infraestructura y medios de transporte necesarios para su desplazamiento cotidiano, pues en la actualidad están cruzando los ríos y las quebradas que vienen cargadas de agua montadas sobre tablones que son haladas por mulas, poniendo en riesgo su integridad física.

“Sabemos que es peligroso pero igual nos tenemos que trepar a los tablones y pagar cinco soles en cada traslado, porque debemos ir al pueblo a comprar productos o medicinas, o hacer diferentes gestiones. Imagínese cómo va a ser con el inicio de las clases”, coincidió en su demanda Yaqueline Sandoval, productora del distrito de Santa Catalina de Mossa.

El cambio climático tiene efectos muy negativos que empeoran con el Fenómeno del Niño pero estamos preparadas para producir más y mejores alimentos – agregó- pero no podemos quedarnos aisladas en nuestros caseríos sin movernos a ningún lado por carecer de un puente, ¡tanto años y seguimos esperando!

Escolástica Juárez, productora del distrito de Chulucanas, manifestó que se siente azotada por la fuerza y persistencia de las lluvias y pese a que necesitan el agua, no la pueden aprovechar pues los canales se han roto y más bien perjudican los cultivos. Inclusive tienen que trabajar para evitar que inunde sus viviendas.

Ella se sumó al pedido de sus compañeras para que las autoridades de Piura y del ministerio de Transportes instalen puentes que les permita un traslado seguro tanto a ellas como al resto de la población, especialmente niñas y niños.

También señaló que muchos frutos como los mangos se están pudriendo porque no les es posible llevarlos a los mercados. “Podríamos tener un dinerito extra vendiendo nuestros excedentes pero es imposible hacer cruzar la carga”, advirtió.