Las Mujeres Rurales Dijeron NO a la Violencia de Género

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cusco 27Nov.- “Porque tienes derecho a vivir sin violencia, no te calles, denuncia” fue el lema de la campaña con el que las mujeres rurales de la provincia de Quispicanchis conmemoraron el 25 de noviembre, Día de la No Violencia contra la Mujer.

Las mujeres productoras de Lucre, Andahuaylilllas, Oropesa, Huaro, Ccatcca, Ocongate y Ccarhuayo participantes de la Escuela Agroecológica que impulsa en la zona el Centro Flora Tristán con el apoyo de la Diputación de Gipuskoa, se sumaron a la campaña por su derecho a vivir libres de toda forma de violencia física, psicológica y sexual.

La municipalidad provincial de Quispicanchi, la Asociación Wayra, el Centro de Emergencia Mujer, Comisaría de Urcos, Essalud –Urcos, Parroquia de Urcos y los municipios de los distritos señalados conforman la Mesa de Concertación para la Protección de Poblaciones Vulnerables de la provincia de Quispicanchi, instancia comprometida en el desarrollo de iniciativas que permitan erradicar la violencia por razones de género, una de las peores expresiones de discriminación hacia las mujeres que vulnera sus derechos y obstaculiza el desarrollo.

El 25 de noviembre se realizó un pasacalle en la localidad de Urcos (capital de la provincia), y luego se informó y sensibilizó a la población mediante la presentación de un grupo teatral y el desarrollo de las grafichangas, técnica que motivó la participación local.

En el marco del proyecto Agricultoras Andinas de la provincia de Quispicanchi empoderadas, trabajan por la sostenibilidad de la vida y la justicia climática, el Centro Flora Tristánpromovió acciones de información y sensibilización para llamar la atención de las autoridades y de la sociedad en general, sobre la necesidad de identificar y rechazar la violencia hacia las mujeres.

“En amplios sectores de la sociedad se asume como algo normal que el hombre golpee, insulte, humille, controle o violente sexualmente a sus parejas, por lo que muchos de estos hechos quedan en el silencio y la impunidad”, afirmó Yonny Pastrana, gerenta de Desarrollo Social de la Municipalidad distrital de Ccatcca

Por su parte, la coordinadora del Programa de Desarrollo Rural de Flora Tristán, Blanca Fernández, indicó que se necesita dar confianza a las mujeres para que denuncien las situaciones de violencia pero que también es urgente que el Estado tenga una respuesta eficiente, oportuna e integral que contemple las realidades particulares y la cultura de las distintas zonas del país, como es el caso de las mujeres de zonas rurales.

Expresó que en ese sentido la recientemente promulgada nueva ley para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres y contra el entorno familiar, tiene algunos aspectos positivos, aunque requiere de presupuesto para ser implementada.

Cusco es una de las regiones con mayor índice de violencia hacia las mujeres. Según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES 2013) el 81.1% de las cusqueñas ha sufrido alguna vez violencia familiar por parte de su pareja y el 94.5% violencia física que tiene un amplio registro que va de empujones hasta golpes que generan discapacidad. El grado extremo es el feminicidio.

Como parte de su intervención a través de la Escuela Agroecológica para productoras rurales en los siete distritos referidos de Quispicanchis, el Centro Flora Tristán ha venido promoviendo la identificación de las diversas violencias en la vida de las mujeres, y la forma en que estas las impactan, por ejemplo minando sus ganas y fuerzas para trabajar sus tierras.

Ha realizado para ello materiales de difusión y de sensibilización, como un spot radial que se ha difundido en quechua y castellano a través de las radios locales.

 

Noviembre 2015