Agenda de las productoras rurales de la Macro Región Sur

Cusco, 31 de Mayo 2012


La  población,  en particular rural, de la macro región sur del país vienen enfrentando una situación excepcionalmente difícil debido al actual contexto de cambio climático que agrava las condiciones de pobreza y desigualdad social y de género que afecta los derechos de mujeres y hombres, impidiéndoles el ejercicio pleno de sus derechos humanos.

Ante este panorama, las mujeres de Arequipa, Apurímac, Cusco y Puno, nos hemos reunido para reflexionar sobre esta realidad y fortalecer nuestras propuestas en relación a iniciativas de mitigación y adaptación frente al cambio climático. Estos planteamientos nacen de nuestras vivencias, saberes e intercambio de experiencias fruto del Encuentro Macro Regional Sur de Productoras Rurales realizado los días martes 30 y miércoles 31 en la ciudad del Cusco.

Nosotras, productoras rurales de estas cuatro regiones, dedicadas a la pequeña agricultura, poseedoras de saberes y conocimientos ancestrales que han permitido mantener la biodiversidad, consideramos que el cambio climático impacta de manera diferente a hombres y mujeres. Por esa razón son necesarias respuestas desde el Estado que consideren esta diferencia para poder ser efectivas, viables y sostenibles.

Nosotras hemos identificado cinco áreas críticas de impacto de este fenómeno sobre nuestras vidas, así como alternativas y propuestas que a continuación les presentamos a ustedes señores y señoras autoridades, representantes de las instituciones de sociedad civil, organizaciones sociales y medios de comunicación.

 

1. Impacto en los recursos naturales agua, tierra y bosques


Las mujeres productoras rurales manejamos estos recursos aun sin que se reconozcan nuestros derechos a su propiedad, uso y gestión, y en todos afrontamos dificultades. Sin embargo  hemos priorizado la situación del agua porque su existencia está en riesgo, y  si no  la garantizamos para los tiempos presente y futuro no podremos asegurar la vida humana ni de ninguna especie.

Actualmente afrontamos una escasez creciente de agua debido a que por efecto del cambio climático se intensifican las sequías por un lado, pero a la vez se prolongan las lluvias generando inundaciones. Estos fenómenos generan diversos impactos:

 

Ante estos problemas planteamos:


2. Impacto en  la producción agrícola y comercialización


A consecuencia del cambio climático ha disminuido la producción y productividad de los productos agrícolas, debilitando inclusive las semillas, debido a la aparición de nuevas plagas y enfermedades, y a la erosión y desertificación de los suelos. Al cosechar menos no podemos contar con excedentes para la comercialización lo que nos impide generar nuestros recursos económicos, necesarios para satisfacer necesidades de ropa, medicinas, educación, salud, etc. Estas dificultades se acrecientan por que las mujeres no tenemos acceso al crédito en condiciones favorables, carecemos de conocimientos técnicos suficientes, así como insuficientes e inadecuadas herramientas para las labores en las chacras.


Ante estos problemas planteamos:



3. Seguridad alimentaria

La irrefrenable variación climática ha alterado el ciclo agrícola disminuyendo la producción y la agrobiodiversidad, requisito fundamental para la seguridad y soberanía alimentaria. Como consecuencia las mujeres y sus familias acceden cada vez menos a los alimentos tanto en cantidad como en calidad. Esta inseguridad alimentaria causa desnutrición, especialmente en niñas y niños quienes tienen un rendimiento deficiente en las escuelas. Esta situación preocupa y angustia a las mujeres generando daños a su salud mental.

Ante estos problemas planteamos:


4. Trabajo de las mujeres productoras

A consecuencia del impacto del cambio climático el trabajo de las mujeres productoras se ha incrementado tanto en la producción agrícola y pecuaria como en sus hogares. Esta situación viene generando una sobrecarga laboral que deteriora su calidad de vida, afectando su salud física y mental. Si antes cumplían jornadas de 12 horas, actualmente es de 16 horas a más, dependiendo de los factores extremos climáticos. Deben asumir solas las acciones frente a los desastres ante la ausencia de sus esposos que migran a trabajar en las minas, así como el cuidado no solo de sus hijos e hijas, sino de las personas adultas mayores que están siendo abandonadas. Lo hacen sin contar con las herramientas adecuadas ni con los implementos de protección para su salud.


Ante estos problemas planteamos:


5. Impacto en la calidad y condiciones de vida de las mujeres rurales

El cambio climático ha traído muchos efectos negativos a nuestra vida:

Se ha empeorado nuestra salud y de nuestras familias con el incremento de la desnutrición generalizada sobre todo en niñas y niños; enfermedades respiratorias, diarreicas y a la piel. Pese a la gravedad de esta situación, los servicios de salud son deficientes y carecen de medicinas para estos males trayendo como consecuencias las muertes maternas e infantiles. Por otra parte, nuestros riñones y ovarios se inflaman en forma constante porque trasladamos el aguas de lugares cada vez más alejados.

Está disminuyendo la permanencia de nuestras hijas en las escuelas porque son las que apoyan a cumplir con las recargadas labores productivas y domésticas.  Además, su rendimiento escolar es deficiente por la desnutrición y escaso descanso. A las mujeres nos falta conocer nuestros derechos para poder ejercerlos.

Nuestras viviendas son precarias y están en riesgo de desplomarse ante las lluvias intensas, vientos huracanados o fuertes granizadas. Vivimos en constante temor ante el riesgo de huaycos y avalanchas, y pasamos frío porque no nos protegen de las heladas.

A los problemas anteriores sumamos la violencia que vivimos por el machismo lo que disminuye nuestra autoestima, limitando nuestras capacidades para responder en mejores condiciones a los efectos del cambio climático. Esta violencia daña nuestro cuerpo y nuestra salud mental, y muchas veces reaccionamos maltratando a nuestros hijos e hijas.


Ante estos problemas planteamos:


PEDIMOS A LAS AUTORIDADES QUE ESTA AGENDA DE LAS MUJERES PRODUCTORAS RURALES DE LA MACROREGION SUR SEA ATENDIDA CON PRIORIDAD. NOSOTRAS, COMO MUJERES  PRODUCTORAS, NOS COMPROMETEMOS A IMPULSARLA EN NUESTRAS LOCALIDADES Y LUCHAR POR SU CUMPLIMIENTO.


CUSCO 31 DE MAYO DEL 2012