El Estado Peruano debe rectificar y garantizar la protección a lesbianas, trans, gays y bisexuales; es un asunto de igualdad

 

 

El Centro de la Mujer Peruana FLORA TRISTAN expresa su profunda indignación ante la reciente negativa del Congreso de la República de incorporar en la legislación nacional la orientación sexual y la identidad de género como agravantes en los delitos de discriminación. Esta decisión genera un precedente preocupante en la protección de los Derechos Humanos, y evidencia un contexto de exclusión que no favorece a la igualdad.

El Estado está obligado a legislar tomando en cuenta el contenido vinculante con los tratados internacionales de derechos humanos de la Organización de los Estados Americanos y de las Naciones Unidas. No obstante, el pasado 4 de julio, el pleno del Congreso desconociendo todo ello, rechazó por mayoría la inclusión de los términos “orientación sexual” e “identidad de género” en la Ley contra los crímenes por razón de discriminación, que reformará el Código Penal peruano. La decisión fue tomada por 56 votos en contra, 27 a favor y 18 abstenciones. El debate fue arduo, los argumentos a favor se sustentaron con base en los derechos humanos, y priorizando la necesidad de proteger a una población históricamente vulnerada. Sin embargo, pesaron más las intervenciones en contra, las cuales se basaron en creencias religiosas y opiniones particulares, que no colocaron el bienestar común y el principio de igualdad real como base de toda normativa.

Por lo tanto, el Centro de la Mujer Peruana FLORA TRISTAN, alerta sobre lo que se constituye en un desamparo legal que afecta la vida de las personas lesbianas, trans, gays y bisexuales, por lo cual SOLICITAMOS AL PODER LEGISLATIVO, reconsiderar el debate y la votación, pues de otra manera se estaría excluyendo de protección legal a un sector de la población que actualmente es víctima de maltrato, exclusión y asesinato a causa de discriminación.

Finalmente, queremos reconocer a las y los 27 congresistas que respaldaron y defendieron la propuesta. Contamos con ellas y ellos para la reconsideración de esta decisión, que vulnera los derechos humanos y el principio de igualdad y no discriminación.

Lima, 10 de julio del 2013