Graves retrocesos para los derechos de las mujeres en el Perú

 


Desde el Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, alertamos a la sociedad civil, que durante las últimas semanas se vienen dando lamentables retrocesos en materia de derechos humanos de las mujeres, especialmente en el campo de los derechos sexuales y reproductivos. Es así que la Comisión de la Mujer y la Familia del Congreso de la República, ha emitido un dictamen favorable ante el Proyecto de Ley sustitutorio llamado: “Nuevo Código de niños, niñas y adolescentes”; en el que a través del Artículo 27, se limita la obligación del Estado para crear programas de educación sexual en las escuelas y los centros de salud al colocar el deber de la educación sexual solo en los  padres o tutores. Igualmente, no se menciona la obligación estatal de garantizar servicios de salud sexual y reproductiva para adolescentes, lo que contraviene la Convención de los Derechos del Niño  y la Constitución Política del Perú, en la que se señala que la salud es un derecho fundamental, que debe ser garantizado por el Estado.


En el mismo dictamen se incorpora la protección privilegiada del concebido, otorgándole derechos absolutos, lo que pondría en riesgo la legalidad del aborto terapéutico en el Perú. Recordamos que la Corte Interamericana de Derechos Humanos, ya ha determinado que la protección del concebido debe darse a través de la mujer embarazada; lo cual implica que en caso de conflicto de derechos, no se puede proteger los derechos del concebido y atentar contra los derechos de las mujeres.


Otro hecho preocupante es que la Comisión de Justicia y Derechos Humanos, ha excluido la orientación sexual e identidad de género, como agravante para las conductas delictivas. Dicho dictamen constituye en sí mismo un acto de discriminación y perpetuaría la impunidad que los crímenes de odio tienen en nuestro país.


Entre tanto, la Comisión de Constitución archivó hace algunas semanas la propuesta de Ley de Alternancia, que planteaba una mejora en el ejercicio del  derecho a la participación política de las mujeres, desconociendo la obligación del Estado de garantizar y fortalecer el ejercicio de los derechos políticos y con ello la democracia. Por si fuera poco, el Congreso de la República no ha  ratificado el Convenio 189 de la OIT que beneficia a las trabajadoras del hogar, que prioritariamente son mujeres y cuyos derechos laborales no están debidamente protegidos.


La suma de estos hechos evidencia no solo un contexto adverso para la igualdad, sino al mismo tiempo se constituyen como graves retrocesos que afectan los derechos de las mujeres. En este marco, instamos a las organizaciones de derechos humanos, movimientos sociales y fuerzas políticas, a tomar una posición y exigir al Poder Legislativo a que tome acciones para garantizar la protección y promoción de los Derechos Humanos ya ganados, y realice los cambios necesarios para favorecer los derechos de las personas, en el marco del respeto a la democracia y el Estado Laico.


Lima, 21 de junio del 2013