Programas

Productoras rurales del norte: de la adversidad a la propuesta

Pese a los diversos problemas que el cambio climático ha instalado en sus vidas, las productoras de la macro región norte expresan una inquebrantable voluntad por superarlos y desarrollar, sobre la base de sus experiencias, propuestas de políticas públicas para adaptarse a estas nuevas condiciones que se imponen en su región así como en otras zonas del territorio nacional.

Así quedó evidenciado durante el primer día del Encuentro Macroregional de Productoras Rurales “Organizadas hacemos el cambio” que se realiza en la ciudad de Piura en el local del CONAFOVICER. El evento es organizado por el Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán y la Red Rural Piura en el marco del proyecto Justicia Climática y Mujer Rural que auspicia la diputación de Guipuskoa y gestiona la organización feminista.

El Encuentro de dos días culmina este jueves 21 y vienen participando más de 40 productoras rurales de Piura, Cajamarca, La Libertad y Lambayeque quienes están compartiendo su reflexión en torno a cinco puntos prioritarios de afectación del cambio climático en sus vidas: acceso y control de los recursos naturales, producción y comercialización, seguridad alimentaria, su trabajo en la parcela y el hogar, y la calidad y condiciones de vida (salud, capacitación, ingresos, vivienda, violencia).

Tras la bienvenida expresada por Hugo Herrera de la Red Rural Piura, declaró inaugurado el evento José Luis Calle Sosa, sub gerente de Desarrollo Social del Gobierno Regional quien destacó la labor y aporte al desarrollo local y regional de las productoras rurales.  Igualmente remarcó la voluntad política de la actual gestión para apoyar en la medida de sus posibilidades y limitaciones las iniciativas que pudieran emanar de este espacio colectivo.

Efectivamente, el trabajo de las productoras se concretará en una Agenda de propuestas de cara a las autoridades locales y regionales para que éstas respondan en forma oportuna y eficaz a los diversos efectos del cambio climático considerando las necesidades específicas de las mujeres, ya que por las desigualdades y roles de género, su relación estrecha con los recursos naturales y su dependencia de la pequeña agricultura, los impactos en ellas son mayores y diferentes a los que viven los hombres.

La Agenda se presentará en un foro público a realizarse el viernes 22 y será comentada por un panel donde figuran representantes del gobierno regional y de sociedad civil. A su retorno a sus lugares de origen, harán lo propio las productoras de Lambayeque, La Libertad y Cajamarca.

Para iniciar el Encuentro, Ortelia Valladolid, de la oficina regional del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), dio cuenta de la situación de las mujeres en Piura y de los avances en la puesta en marcha del Plan Regional de Igualdad de Oportunidades (PRIO). Algunos de los indicadores de las brechas de género son la alta tasa de embarazo adolescente (21.4%, porcentaje mayor al promedio nacional del 13%), la violencia que supera el 35%, y la feminización del analfabetismo.

Destacó que entre los resultados prioritarios que el PRIO se ha propuesto lograr está el de mejorar la participación de las mujeres en el acceso a la propiedad y manejo de los recursos naturales. La funcionaria expresó su deseo de poder replicar la experiencia de capacitación a las productoras rurales a fin de contribuir a su empoderamiento y ejercicio ciudadano en condiciones de equidad.

Blanca Fernández, coordinadora del Programa de Desarrollo Rural del Centro Flora Tristán, manifestó su reconocimiento a la participación de las mujeres. “Ellas están asumiendo un rol protagónico para formular sus alternativas y hacerlas llegar a las autoridades, y valoramos su tiempo y disposición lo que refleja su compromiso con mejorar su calidad de vida y ejercer sus derechos, condiciones fundamentales para aportar a los efectos del cambio climático y que ponen en riesgo su seguridad alimentaria, su salud física y mental, la productividad y generación de ingresos”, puntualizó.

 

 


Piura 20 Junio 2012


Se reúnen productoras rurales de la Macro Región Norte

  • En Foro Público presentarán sus propuestas ante el cambio climático


Alrededor de 50 productoras rurales de Piura, Cajamarca, Lambayeque y La Libertad participarán en el Encuentro Macro Regional Norte donde analizarán los impactos del cambio climático en diferentes aspectos de su vida y formularán una Agenda con propuestas a ser presentada públicamente el próximo viernes 22 de los corrientes.

La desertificación de los bosques, la escasez de agua, las inundaciones de cultivos, la pérdida de cosechas, el incremento de plagas, la disminución de la producción de algarrobo, y el aumento de enfermedades entre niñas/os y ancianos/as son, entre otras, algunas situaciones generadas en la macro región por el cambio climático.

Si bien los efectos recaen en todas las familias rurales, el impacto entre mujeres y hombres es diferenciado debido a los roles de género, siendo ellas las más perjudicadas: hay una elevada recarga de sus horas de trabajo así como afectaciones a su salud física y mental por la constante preocupación e incertidumbre en la que viven, en un contexto de inseguridad alimentaria, desnutrición e incremento de la pobreza y de la violencia.

Justamente en el Encuentro Macroregional Norte a realizarse el martes 21 y miércoles 22 en el local del CONAFOVICER, las productoras profundizarán su análisis de los impactos del cambio climático en cinco áreas prioritarias: recursos naturales, producción, seguridad alimentaria, trabajo en la parcela y en el hogar, y calidad de vida.

Las propuestas a las que arribarán y que darán forma a su Agenda se presentarán en el Foro Público Mujer Rural, pequeña agricultura, seguridad alimentaria y cambio climático que tendrá lugar el jueves 22 a partir de las 9am en la Pinacoteca Municipal de Piura (esquina Calle Huánuco con Avenida Sullana s/n). Asistirán autoridades, representantes de sociedad civil, periodistas y público en general.

Se espera que esta Agenda sea tomada en cuenta por las autoridades y se incorpore como parte de los proyectos de las estrategias regionales de mitigación y adaptación frente al cambio climático, y además que se convoque en los espacios de decisión a las productoras.

Ambos eventos son impulsados por el Centro Flora Tristán, institución comprometida hace más de 30 años en la promoción y defensa de los derechos humanos de las mujeres. El Foro es organizado en alianza con el Gobierno Regional de Piura y la Red Regional Mujer Rural Piura.

La Agenda la comentará un panel multidisciplinario conformado por autoridades del Gobierno Regional, Leonor Rocha del CICAP Lambayeque, Belia Concha directora de Radio Cutivalù, y Alex Rojas Secretario Técnico de la Red de Municipalidades Rurales de Piura (REMURPI) y representante de la Mancomunidad Municipal del Corredor Andino Central.

El segundo panel abordará las estrategias desde el Gobierno Regional ante la pequeña agricultura, seguridad alimentaria y cambio climático con la exposición de la Gerenta de Recursos Naturales Cristina Portocarrero. Harán los comentarios el presidente de ARPEP-Piura Filemón Mechato, la Coordinadora de la Red Regional Mujer Rural Milagros Mendoza, y la representante del Grupo Sobal, Elena Castillo. Miguel Galecio de la Universidad Nacional (UNP) asumirá la moderación del panel.  La clausura estará a cargo de Norma Dioses Romero, presidenta de la Red de Regidoras de Piura.

Piura 14 de Junio 2012

Agenda de las productoras rurales de la Macro Región Sur

Cusco, 31 de Mayo 2012


La  población,  en particular rural, de la macro región sur del país vienen enfrentando una situación excepcionalmente difícil debido al actual contexto de cambio climático que agrava las condiciones de pobreza y desigualdad social y de género que afecta los derechos de mujeres y hombres, impidiéndoles el ejercicio pleno de sus derechos humanos.

Ante este panorama, las mujeres de Arequipa, Apurímac, Cusco y Puno, nos hemos reunido para reflexionar sobre esta realidad y fortalecer nuestras propuestas en relación a iniciativas de mitigación y adaptación frente al cambio climático. Estos planteamientos nacen de nuestras vivencias, saberes e intercambio de experiencias fruto del Encuentro Macro Regional Sur de Productoras Rurales realizado los días martes 30 y miércoles 31 en la ciudad del Cusco.

Nosotras, productoras rurales de estas cuatro regiones, dedicadas a la pequeña agricultura, poseedoras de saberes y conocimientos ancestrales que han permitido mantener la biodiversidad, consideramos que el cambio climático impacta de manera diferente a hombres y mujeres. Por esa razón son necesarias respuestas desde el Estado que consideren esta diferencia para poder ser efectivas, viables y sostenibles.

Nosotras hemos identificado cinco áreas críticas de impacto de este fenómeno sobre nuestras vidas, así como alternativas y propuestas que a continuación les presentamos a ustedes señores y señoras autoridades, representantes de las instituciones de sociedad civil, organizaciones sociales y medios de comunicación.

 

1. Impacto en los recursos naturales agua, tierra y bosques


Las mujeres productoras rurales manejamos estos recursos aun sin que se reconozcan nuestros derechos a su propiedad, uso y gestión, y en todos afrontamos dificultades. Sin embargo  hemos priorizado la situación del agua porque su existencia está en riesgo, y  si no  la garantizamos para los tiempos presente y futuro no podremos asegurar la vida humana ni de ninguna especie.

Actualmente afrontamos una escasez creciente de agua debido a que por efecto del cambio climático se intensifican las sequías por un lado, pero a la vez se prolongan las lluvias generando inundaciones. Estos fenómenos generan diversos impactos:

  • Se está produciendo una deforestación en las zonas de cabecera de agua

  • Están despareciendo los ojos de agua.

  • Los suelos se empobrecen por la erosión y la desertificación perjudicando nuestras labores agrícolas.

  • Se está poniendo en riesgo la seguridad alimentaria porque estamos perdiendo las semillas necesarias para sembrar, cosechar, producir, alimentarnos y comercializar.

  • Se agravan las malas prácticas de riego originadas en el insuficiente conocimiento de técnicas que llevan a desperdiciar el 70 por ciento de agua de riego.

  • Escaso conocimiento de las mujeres en técnicas de manejo de agua.

  • Incremento de las jornadas de trabajo de las mujeres en las tareas de recojo de agua y de riego de parcelas, y en las responsabilidades domésticas que han llegado a reducir sus horas de sueño a menos de cuatro al día.

 

Ante estos problemas planteamos:

  • Que los gobiernos locales distritales y provinciales, y los gobiernos regionales, incorporen los enfoques de género y cambio climático en sus proyectos de desarrollo.
  • Que las direcciones regionales agrarias y de medio ambiente promuevan iniciativas orientadas a la cosecha de agua mediante la construcción de reservorios, zanjas de infiltración, etc.
  • Que los gobiernos locales y regionales desarrollen programas de protección de los ojos de agua que impliquen evitar el sobre pastoreo.
  • Que las autoridades locales y regionales destinen un porcentaje del canon minero a proyectos de reforestación con especies nativas, especialmente en las partes altas, y declaren como zonas intangibles aquellas donde se ubican los ojos de agua.
  • Que las autoridades locales y regionales fomenten la organización y formalización de las mujeres productoras rurales y su incorporación a los procesos de presupuesto participativo.
  • Que los gobiernos locales pongan en marcha programas sostenidos de capacitación en tecnologías agrícolas y de riego a las productoras rurales para que mejoren sus prácticas de manejo del agua.


2. Impacto en  la producción agrícola y comercialización


A consecuencia del cambio climático ha disminuido la producción y productividad de los productos agrícolas, debilitando inclusive las semillas, debido a la aparición de nuevas plagas y enfermedades, y a la erosión y desertificación de los suelos. Al cosechar menos no podemos contar con excedentes para la comercialización lo que nos impide generar nuestros recursos económicos, necesarios para satisfacer necesidades de ropa, medicinas, educación, salud, etc. Estas dificultades se acrecientan por que las mujeres no tenemos acceso al crédito en condiciones favorables, carecemos de conocimientos técnicos suficientes, así como insuficientes e inadecuadas herramientas para las labores en las chacras.


Ante estos problemas planteamos:

  • Que los gobiernos regionales cumplan con elaborar en forma participativa y con enfoque de género, derechos e interculturalidad sus Estrategias Regionales frente al Cambio Climático.
  • Que en las regiones donde ya se cuenta con esta estrategia, los gobiernos locales la implementen incorporando el enfoque de género y desarrollen proyectos que respondan a las necesidades y propuestas de las mujeres productoras rurales.
  • Que las autoridades regionales y locales fomenten la creación de mercados diferenciados de productos orgánicos con precio justo a favor de las productoras y organizaciones de mujeres.
  • Que las autoridades regionales y locales, en coordinación con los sectores de Agricultura y Ambiente, brinden capacitación permanente a las productoras rurales en aspectos referidos al proceso de comercialización.
  • Que las instancias encargadas de la certificación de productos orgánicos faciliten los trámites a las mujeres productoras.



3. Seguridad alimentaria

La irrefrenable variación climática ha alterado el ciclo agrícola disminuyendo la producción y la agrobiodiversidad, requisito fundamental para la seguridad y soberanía alimentaria. Como consecuencia las mujeres y sus familias acceden cada vez menos a los alimentos tanto en cantidad como en calidad. Esta inseguridad alimentaria causa desnutrición, especialmente en niñas y niños quienes tienen un rendimiento deficiente en las escuelas. Esta situación preocupa y angustia a las mujeres generando daños a su salud mental.

Ante estos problemas planteamos:

  • Que las autoridades locales, regionales y nacionales fomenten la producción y consumo de los productos orgánicos andinos.
  • Que las direcciones regionales agrarias impulsen la formación y/o desarrollo de los bancos de semilla locales con participación de las mujeres en su administración.
  • Que las gerencias de desarrollo económico de los gobiernos locales y regionales impulsen la conservación y almacenamiento de semillas recuperando las prácticas ancestrales de las mujeres, acompañados de capacitación y asistencia técnica.


4. Trabajo de las mujeres productoras

A consecuencia del impacto del cambio climático el trabajo de las mujeres productoras se ha incrementado tanto en la producción agrícola y pecuaria como en sus hogares. Esta situación viene generando una sobrecarga laboral que deteriora su calidad de vida, afectando su salud física y mental. Si antes cumplían jornadas de 12 horas, actualmente es de 16 horas a más, dependiendo de los factores extremos climáticos. Deben asumir solas las acciones frente a los desastres ante la ausencia de sus esposos que migran a trabajar en las minas, así como el cuidado no solo de sus hijos e hijas, sino de las personas adultas mayores que están siendo abandonadas. Lo hacen sin contar con las herramientas adecuadas ni con los implementos de protección para su salud.


Ante estos problemas planteamos:

  • Que los presupuestos participativos contemplen proyectos productivos a nivel local y regional destinados a las productoras rurales para mejorar su nivel de productividad.
  • Que las autoridades locales y regionales aprueben medidas para que en los mercados se priorice la compra de los productos  de las mujeres rurales.
  • Que el gobierno central elabore una iniciativa legislativa para modificar la actual ley de seguro agrario para garantizar el acceso de las mujeres productoras en igualdad de condiciones, y que el Congreso la apruebe con carácter prioritario.
  • Que los gobiernos regionales en coordinación con los sectores Agricultura y Ambiente desarrollen programas de capacitación en pequeña agricultura con certificación oficial.


5. Impacto en la calidad y condiciones de vida de las mujeres rurales

El cambio climático ha traído muchos efectos negativos a nuestra vida:

Se ha empeorado nuestra salud y de nuestras familias con el incremento de la desnutrición generalizada sobre todo en niñas y niños; enfermedades respiratorias, diarreicas y a la piel. Pese a la gravedad de esta situación, los servicios de salud son deficientes y carecen de medicinas para estos males trayendo como consecuencias las muertes maternas e infantiles. Por otra parte, nuestros riñones y ovarios se inflaman en forma constante porque trasladamos el aguas de lugares cada vez más alejados.

Está disminuyendo la permanencia de nuestras hijas en las escuelas porque son las que apoyan a cumplir con las recargadas labores productivas y domésticas.  Además, su rendimiento escolar es deficiente por la desnutrición y escaso descanso. A las mujeres nos falta conocer nuestros derechos para poder ejercerlos.

Nuestras viviendas son precarias y están en riesgo de desplomarse ante las lluvias intensas, vientos huracanados o fuertes granizadas. Vivimos en constante temor ante el riesgo de huaycos y avalanchas, y pasamos frío porque no nos protegen de las heladas.

A los problemas anteriores sumamos la violencia que vivimos por el machismo lo que disminuye nuestra autoestima, limitando nuestras capacidades para responder en mejores condiciones a los efectos del cambio climático. Esta violencia daña nuestro cuerpo y nuestra salud mental, y muchas veces reaccionamos maltratando a nuestros hijos e hijas.


Ante estos problemas planteamos:

  • Que el gobierno nacional en coordinación con los gobiernos regionales y locales promueva entre las mujeres la afiliación al Asuramiento Universal en Salud pero con una atención de calidad para las mujeres de zonas rurales en su lengua materna, con respeto a sus costumbres, y no se limite la atención en salud mental.
  • Que las autoridades locales y regionales nos capaciten en la construcción de viviendas mejoradas.
  • Que los presupuestos participativos den prioridad a proyectos para la construcción de viviendas adecuadas según los contextos climáticos, que los funcionarios den cumplimiento a la norma que establece que los títulos de propiedad estén a nombre de la mujer y del hombre.
  • Que los gobiernos locales y regionales pongan en marcha programas de prevención y denuncia  de violencia de género, tomando en cuenta la realidad de las mujeres rurales.
  • Que los sectores correspondientes (Ministerios de la Mujer, Educación, Interior, Salud y Justicia y el Ministerio Público) aseguren una atención de calidad para las víctimas de violencia y su recuperación.


PEDIMOS A LAS AUTORIDADES QUE ESTA AGENDA DE LAS MUJERES PRODUCTORAS RURALES DE LA MACROREGION SUR SEA ATENDIDA CON PRIORIDAD. NOSOTRAS, COMO MUJERES  PRODUCTORAS, NOS COMPROMETEMOS A IMPULSARLA EN NUESTRAS LOCALIDADES Y LUCHAR POR SU CUMPLIMIENTO.


CUSCO 31 DE MAYO DEL 2012


Compromisos desde el Estado con las productoras rurales

Representantes del gobierno regional de Cusco y de la mancomunidad de Causan Willcamayo de la provincia de Quispicanchi expresaron públicamente su compromiso de respaldar e impulsar las propuestas de la Agenda de las productoras rurales de la Macroregión Sur frente a los impactos del cambio climático presentada a las autoridades, sociedad civil y medios de comunicación.

La Agenda se conoció en el Foro Público Mujer Rural, pequeña agricultura, seguridad alimentaria y cambio climático realizado el último 31 de mayo en el auditorio de la Dirección Regional de Transporte del Cusco. Fue elaborada por las cerca de 50 productoras rurales de Apurímac, Arequipa, Cusco y Puno participantes en un Encuentro Macroregional organizado por la organización feminista Centro Flora Tristán.

Edith Moreano Martínez, pequeña productora agroecológica de Abancay, se dirigió al repleto auditorio para leer las propuestas de la Agenda centrada en cinco áreas prioritarias de efectos del cambio climático: en los recursos naturales (agua, tierra, bosques), en la producción y comercialización, en la seguridad alimentaria, en el trabajo de las mujeres en la chacra y en sus casas; y en sus condiciones de vida.

Guido Subarriba, de la Gerencia de Desarrollo Económico del Gobierno Regional sostuvo que los planteamientos expuestos configuraban una ruta para lograr que la pequeña agricultura, la seguridad alimentaria y el cambio climático se enmarquen dentro del desarrollo sostenible, incorporando en este proceso a la mujer rural por su rol relevante en la actividad agrícola.

Por su parte el Secretario Técnico de la Mancomunidad de Causan Willcamayo, Ronald Terrazas, manifestó su pleno respaldo a las propuestas contenidas en la Agenda a las que consideró viables, concretas y sencillas. Propuso además que las mujeres desarrollen un trabajo de incidencia en los tres niveles de gobierno para que sean tomadas en cuenta empezando por el local. “Ustedes van a regresar a sus comunidades y van a hablar con sus alcaldes, ellos las tienen que escuchar como haremos nosotros en la Mancomunidad”, subrayó el funcionario edil.

También intervino Edwin Mansilla Ucañani, de la Unidad Operativa Regional de Cambio Climático integrada por las gerencias de Recursos Naturales y Medio Ambiente, de Desarrollo Económico, Desarrollo Social, y de Planeamiento, Presupuesto y Acondicionamiento Territorial. Afirmò que el enfoque de género debe ser incluido en la Estrategia Regional de Cambio Climático y así tener el marco para encausar en proyectos las propuestas de las productoras rurales.

A su turno Tania Villafuerte de la Gerencia de Desarrollo Social, se comprometió a canalizar el contenido de la Agenda hacia el Gobierno Regional y a rendir cuentas públicamente dentro de un año respecto de los avances logrados. Adelantó que a través del Plan Regional de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres 2009-2015 propondrá la Escuela de Lideresas para la transferencia sostenida de tecnología a las productoras rurales.

“Haremos nuestra esta experiencia del Centro Flora Tristán que tan buenos resultados está dando y así institucionalizaremos un proceso que requiere de una política pública para garantizar la sostenibilidad necesaria”, remarcó. La funcionaria hacía alusión también a la Escuela de Productoras Agroecológicas que desde el año pasado desarrolla la organización feminista en Cusco y Piura como parte de su proyecto Justicia Climática, Seguridad Alimentaria y Mujer Rural.

La Agenda de las productoras rurales de la Macro región Sur será presentada por las mujeres a las autoridades de Apurímac, Arequipa y Puno con la finalidad de que sus propuestas sean incorporadas en las diferentes instancias de decisión a nivel local y regional relacionadas con el desarrollo humano y económico, y con las estrategias frente al cambio climático.

Como señaló Jovita Zapana, joven productora de Puno, “no queremos regalos señores autoridades, sino que hagan avanzar nuestra agenda y lo conviertan en proyectos”.

11 Junio 2012

Productoras rurales de Arequipa, Apurímac, Cusco y Puno presentan propuestas frente al cambio climático

Sobre cinco àreas crìticas de impacto del cambio climàtico en sus vidas giran las propuestas que las productoras rurales de la macroregiòn sur del paìs presentan el dìa de hoy jueves 31 en un Foro Pùblico a realizarse en la ciudad imperial tras dos dìas de intensas reuniones en que lograron consolidar su Agenda.

Recursos naturales, producciòn agrìcola y comercializaciòn, seguridad alimentaria, trabajo de las mujeres productoras, y calidad y condiciones de vida son los cinco ejes identificados como prioriatarios por las participantes de las cuatro regiones que durante dos dìas reflexionaron sobre sus problemas, necesidades y planteamientos.

Las propuestas parten por solicitar a las autoridades regionales que sus estrategias frente al cambio climàtico contemplen el enfoque de gènero a fin de que las polìticas, proyectos, acciones e iniciativas a impulsar en ese marco incorporen la situaciòn de las mujeres pues este fenòmeno las afecta a ellas en forma diferente que a los hombres.

Siendo las mujeres rurales una poblaciòn en pobreza y pobreza extrema, dependiente de la pequeña agricultura -sector amenazado por los cambios bruscos del clima- y sumida en discriminaciones de gènero cuya expresiòn extrema es la violencia, se requieren de politicas locales, regionales y nacionales que promuevan su desarrollo en condiciones de igualdad.

VER LA AGENDA

Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán - Parque Hernán Velarde No 42 Lima 1, Lima-Perú. Tel. (51-1) 433 1457, fax (51-1) 433 9500, E-mail: postmast@flora.org.pe
ONG con Status Consultivo Especial ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC) de Naciones Unidas