Desarrollo rural

Primer Taller de La Escuela Agroecológica de Productoras Rurales

Mancomunidad Señor Cautivo de Ayabaca – PIURA


 

Habiendo culminado con éxito el Programa de Capacitación técnica y social de 24 meses con un grupo de productoras de la Mancomunidad Municipal del Corredor Andino Central, hemos iniciado otro proceso de capacitación dirigido a agricultoras, en esta oportunidad en coordinación con las autoridades de las Mancomunidad Municipal Señor Cautivo de Ayabaca.

La inauguración de  la Escuela  estuvo a cargo del Teniente Alcalde de Montero, en representación  del Presidente de la Mancomunidad Municipal, asistieron además  representantes de las Areas de Desarrollo Económico de las municipalidades de Montero y Sicchez.

La escuela sigue contando con la valiosa participación de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Piura quienes en articulación con nuestro equipo local y de Lima se encargan de la capacitación teórica y práctica de las agricultoras.

Género, cambio climático y agro ecología son los ejes temáticos de la escuela,  los que se combinan con una metodología interactiva y sobre todo de aplicación práctica, por ello son los días de campo y las Jornadas de réplica a las que se les dan atención especial. Igualmente, en muy importante el fortalecimiento personal y de las organizaciones de mujeres agricultoras. En este sentido,  propiciamos identificar las prácticas agroecológicas en la agricultura familiar  como estrategia frente al cambio climático destacando la participación y conocimientos tradicionales de las mujeres del sector rural en el manejo y conservación de los recursos naturales.

El primer taller se llevó  a cabo los días 22 y 23 de marzo en la localidad de Montero  y cuenta con la participación de 40 agricultoras de diferentes comunidades de los distritos de Montero, Paimas, Sicchez y Jililí, integrantes de la Mancomunidad Municipal Señor Cautivo de Ayabaca. Ellas han ingresado  a formar parte de la escuela, luego de un proceso de selección y compromiso de participación en todo el proceso de formación técnica y social, el mismo que tendrá una duración de  dos años.

 

 

Desarrollo de la pequeña agricultura para garantizar seguridad y soberanía alimentaria

El Salón Mario Vargas Llosa del gobierno regional de Arequipa estaba repleto cuando se inauguró el foro Seguridad y Soberanía Alimentaria, Propuestas desde las Mujeres Rurales de la Macro Región Sur, donde se presentaron testimonios de productoras de Caylloma, Cusco y Puno sobre los efectos del cambio climático en sus vidas.

Blanca Fernández, coordinadora del Programa de Desarrollo Rural del Centro Flora Tristán, organización impulsora del evento, dio la bienvenida expresando su saludo a las mujeres rurales del país, en toda su diversidad, al conmemorarse el 15 de Octubre su día a nivel mundial. Hizo, además, un llamado a las autoridades a reconocer su aporte a la economía nacional y al cuidado de las familias por ser éste todavía un trabajo que se encuentra invisibilizado.

El foro público, coorganizado con el gobierno regional de Arequipa y la Red Mujer Rural de la región, concitó la atención de los medios de comunicación que abordaron en diferentes programas de radio y televisión, así como en la prensa escrita, la situación de las mujeres rurales en el actual contexto de cambio climático.

La presidenta del Consejo Regional, Soledad Fernández Mogrovejo, inauguró el evento y colocó la necesidad de una mayor voluntad política para promover el desarrollo de las mujeres rurales mediante la capacitación técnica, el acceso a financiamiento, al seguro agrario y a mercados para la comercialización de sus productos.

Se estima que por lo menos el 60 por ciento de los alimentos que se consumen en el país son producidos con el trabajo de las mujeres de la pequeña agricultura, sector que sin embargo se encuentra desatendido por el gobierno y altamente expuesto a diversos desastres naturales ocasionados por el cambio climático que afecta en mayor grado a las mujeres y niñas.

De ello dieron cuenta los testimonios de las pequeñas productoras Leonor Yapo Larico (Arequipa), Tomasa Inquillay Ayma (Cusco) y Ricardina Bedoya Meneses (Puno), quienes perdieron sus cultivos por las heladas, inundaciones y granizadas, quedando en una situación de mayor pobreza que implica para ellas el incremento de sus jornadas de trabajo productivo, familiar y comunal, a costa de su salud y desatención de sí mismas.

El gerente regional de Agricultura de Arequipa, Julio Vicente Salas, reconoció que a consecuencia del cambio climático las mujeres son las que asumen la conducción de las chacras ante la migración masculina hacia la minería informal en busca de recursos económicos. Planteó como alternativa buscar nuevos cultivos que se adapten a las actuales condiciones climáticas y demanden un bajo costo de producción.

Por su parte Tania Villafuerte, funcionaria del gobierno regional de Cusco, criticó duramente que el Estado haya dado la espalda a la pequeña agricultura que está por encima de los 3,000 metros sobre el nivel del mar. “Estas tierras se empobrecen más por el cambio climático y al Estado solo le importan las grandes extensiones que den alta rentabilidad pero a costa del olvido de las mujeres y sus familias de las zonas altas”, denunció.

“¿Existe acaso una política para la pequeña agricultura que recoja las experiencias, necesidades y propuestas de la diversidad de mujeres rurales, de la costa, la sierra y la amazonia?, ¿acaso un programa social de 100 soles mensuales va a resolver su atraso y postergación?”, se preguntó, obteniendo como respuesta un sostenido “no” del auditorio, compuesto por representantes de organizaciones de sociedad civil y productoras rurales de Arequipa, Cusco, Puno y Piura. Estas últimas son parte de la Escuela Agroecológica que desarrolla el Centro Flora Tristán.

La funcionaria expresó un público reconocimiento al trabajo de la organización feminista que promueve el desarrollo de las mujeres rurales, el mismo que se viene traduciendo en experiencias positivas de empoderamiento y ejercicio de sus derechos económicos y sociales.

El foro lo clausuró Gladys Suárez, coordinadora de la Red Mujer Rural de Arequipa, luego de lo cual se compartió un brindis que estuvo a cargo de la productora Leonor Yapo quien instó a las mujeres a seguir adelante, no dejarse vencer por las dificultades y hacer valer sus derechos.

Para ver video sobre el evento hacer clic aquí

Arequipa 16 de octubre 2012

 

 

Mujeres productoras rurales de macro región sur piden atención estatal a sus propuestas

Sembrar y producir alimentos a más de tres mil metros sobre el nivel del mar en condiciones adversas, agravadas por heladas, inundaciones y granizadas por efecto del cambio climático, es el día a día de las productoras rurales de la macro región sur, quienes demandaron al Estado la atención de su Agenda para superar la pobreza y exclusión en las que se encuentran.

Fue en el foro realizado en Arequipa por el Día Mundial de la Mujer Rural que se conmemora hoy 15 de Octubre y que contó con el testimonio de Leonor Yapo Larico (Arequipa), Tomasa Inquillay Ayma (Cusco) y Ricardina Bedoya Meneses (Puno). Ellas se dedican a la pequeña agricultura y contaron cómo los embates de la naturaleza disminuyen su producción, los alimentos para ellas y sus familias, incrementa la pobreza y empeora la desatención a su salud física y mental.

El evento lo organizó el Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán junto con el gobierno regional de Arequipa y la Red Mujer Rural de la región en el marco del proyecto Justicia Climática, Seguridad Alimentaria y Mujer Rural que gestiona la institución feminista con el apoyo de la Comunidad de Gipuskoa (España).

Leonor Yapo

“La helada quemó el orégano que estábamos cultivando y nos quedamos sin poder comercializar, sin recursos para cubrir nuestras necesidad, por esa razón los hombres se van a las ciudades en busca de ingresos económicos y las mujeres nos quedamos a cargo del trabajo en la chacra trabajando desde las dos o tres de la mañana cuando no hay agua”, refirió Leonor Yapo, de la provincia de Caylloma.

Por su parte Tomasa Inquillay criticó la deficiente labor de las autoridades que hasta ahora no han asegurado las defensas ribereñas del río Lucre que al desbordarse en el 2010 se llevó su casa y sus cultivos, como sucedió con todas las mujeres de la comunidad de Yanamanchi.

A Ricardina Bedoya, de la comunidad campesina de Arboleda, las aguas de la laguna Umayo sumergieron sus cultivos de papa, quinua, cebada y oca de la campaña agrícola 2011-2012 dejándola sin alimentos y sin forraje para sus animales pues los pastizales se pudrieron de raíz.

Estos tres emotivos testimonios también demostraron la voluntad de las mujeres por salir adelante. Para ello cuentan con una Agenda de propuestas que demanda a las autoridades locales, regionales y nacionales considerar el impacto diferenciado por género del cambio climático, el desarrollo de la pequeña agricultura, y políticas para superar su situación de postergación.

Esta Agenda es producto del trabajo colectivo de las productoras rurales y plantea medidas para mejorar su acceso a los recursos productivos como tierra y agua, garantizar la seguridad alimentaria, el reconocimiento a su trabajo productivo y de cuidado, mejorar su calidad de vida así como la comercialización de sus productos.

El documento lo presentó Maribel Chalco, joven productora rural de Quispicanchis, Cusco, integrante de la Escuela Agroecológica que impulsa el Centro Flora Tristán. Entre las propuestas destacan que los gobiernos locales desarrollen programas de capacitación en tecnologías agrícolas y de riego a las productoras rurales para mejorar sus prácticas de manejo del agua, y el fomento de mercados diferenciados de productos orgánicos a precio justo, acompañado de asistencia técnica en comercialización.

Tomasa Inquillay

También, el fomento de la producción y consumo de productos orgánicos andinos, la formación de bancos locales de semillas recuperando las prácticas ancestrales de las mujeres, e incorporándolas en su administración. Igualmente, servicios de salud y de atención y prevención de la violencia de género, con personal capacitado para un trato respetuoso de su identidad y cultura.


Arequipa, 15 de octubre 2012

Maribel Chalco y Ricardina Bedoya

Mujeres productoras rurales de macro región sur piden atención estatal a sus propuestas

Sembrar y producir alimentos a más de tres mil metros sobre el nivel del mar en condiciones adversas, agravadas por heladas, inundaciones y granizadas por efecto del cambio climático, es el día a día de las productoras rurales de la macro región sur, quienes demandaron al Estado la atención de su Agenda para superar la pobreza y exclusión en las que se encuentran.

Fue en el foro realizado en Arequipa por el Día Mundial de la Mujer Rural que se conmemora hoy 15 de Octubre y que contó con el testimonio de Leonor Yapo Larico (Arequipa), Tomasa Inquillay Ayma (Cusco) y Ricardina Bedoya Meneses (Puno). Ellas se dedican a la pequeña agricultura y contaron cómo los embates de la naturaleza disminuyen su producción, los alimentos para ellas y sus familias, incrementa la pobreza y empeora la desatención a su salud física y mental.

El evento lo organizó el Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán junto con el gobierno regional de Arequipa y la Red Mujer Rural de la región en el marco del proyecto Justicia Climática, Seguridad Alimentaria y Mujer Rural que gestiona la institución feminista con el apoyo de la Comunidad de Gipuskoa (España).

Leonor Yapo

“La helada quemó el orégano que estábamos cultivando y nos quedamos sin poder comercializar, sin recursos para cubrir nuestras necesidad, por esa razón los hombres se van a las ciudades en busca de ingresos económicos y las mujeres nos quedamos a cargo del trabajo en la chacra trabajando desde las dos o tres de la mañana cuando no hay agua”, refirió Leonor Yapo, de la provincia de Caylloma.

Por su parte Tomasa Inquillay criticó la deficiente labor de las autoridades que hasta ahora no han asegurado las defensas ribereñas del río Lucre que al desbordarse en el 2010 se llevó su casa y sus cultivos, como sucedió con todas las mujeres de la comunidad de Yanamanchi.

A Ricardina Bedoya, de la comunidad campesina de Arboleda, las aguas de la laguna Umayo sumergieron sus cultivos de papa, quinua, cebada y oca de la campaña agrícola 2011-2012 dejándola sin alimentos y sin forraje para sus animales pues los pastizales se pudrieron de raíz.

Estos tres emotivos testimonios también demostraron la voluntad de las mujeres por salir adelante. Para ello cuentan con una Agenda de propuestas que demanda a las autoridades locales, regionales y nacionales considerar el impacto diferenciado por género del cambio climático, el desarrollo de la pequeña agricultura, y políticas para superar su situación de postergación.

Esta Agenda es producto del trabajo colectivo de las productoras rurales y plantea medidas para mejorar su acceso a los recursos productivos como tierra y agua, garantizar la seguridad alimentaria, el reconocimiento a su trabajo productivo y de cuidado, mejorar su calidad de vida así como la comercialización de sus productos.

El documento lo presentó Maribel Chalco, joven productora rural de Quispicanchis, Cusco, integrante de la Escuela Agroecológica que impulsa el Centro Flora Tristán. Entre las propuestas destacan que los gobiernos locales desarrollen programas de capacitación en tecnologías agrícolas y de riego a las productoras rurales para mejorar sus prácticas de manejo del agua, y el fomento de mercados diferenciados de productos orgánicos a precio justo, acompañado de asistencia técnica en comercialización.

Tomasa Inquillay

También, el fomento de la producción y consumo de productos orgánicos andinos, la formación de bancos locales de semillas recuperando las prácticas ancestrales de las mujeres, e incorporándolas en su administración. Igualmente, servicios de salud y de atención y prevención de la violencia de género, con personal capacitado para un trato respetuoso de su identidad y cultura.


Arequipa, 15 de octubre 2012

Maribel Chalco y Ricardina Bedoya

Seguridad y soberanía alimentaria frente al cambio climático Propuestas desde las productoras rurales de la Macro Región Sur

Mujeres de Arequipa, Cusco y Puno darán testimonio sobre los efectos del cambio climático en sus economías, calidad de vida y su salud física y mental, y presentarán su Agenda de propuestas a las autoridades, sociedad civil y medios de comunicación en un Foro Público a realizarse el lunes 15 de Octubre, en que se conmemora el Día Mundial de la Mujer Rural.

El evento es organizado por el Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, el Gobierno Regional de Arequipa y la Red Mujer Rural de Arequipa, con la finalidad de dar visibilidad a la realidad de las mujeres rurales de la macro región sur, quienes se dedican principalmente a la pequeña agricultura en un contexto de amenaza por el fenómeno del cambio climático.

El evento a iniciarse a las 9.00 am en el Salón Mario Vargas Llosa del Gobierno Regional (San Francisco 308), será inaugurado por la presidenta del Consejo Regional, Soledad Fernández Mogrovejo, y contará con el testimonio de cuatro casos emblemáticos de cómo las heladas, lluvias e inundaciones están afectando cultivos, alterando la dinámica familiar y precarizando las condiciones de vida de las mujeres productoras rurales del sur del país.

Leonor Yapo (Arequipa), Felícitas Quispe Pucha (Cusco), así como Ricardina Bedoya y Elizabeth Pacompia (Puno), testimoniarán sobre las consecuencias de los eventos climáticos en sus vidas y desarrollarán su Agenda de propuestas dirigida a los gobiernos locales, regionales y nacional.

El cambio climático, ocasionado por la actividad humana que altera la composición de la atmósfera a nivel mundial debido al uso indiscriminado de los recursos naturales, afecta a las poblaciones en distintos territorios. Sin embargo, es importante tener en cuenta que su impacto  entre mujeres y hombres es diferenciado.

La situación de desventaja de las mujeres, su estrecha relación con los recursos naturales y su dependencia de la pequeña agricultura son factores que agravan en ellas los efectos de la alteración del ciclo del agua, heladas, sequías y erosión de suelos, producto de este fenómeno mundial. En consecuencia, se profundizan las desigualdades sociales y de género que les impide el ejercicio de sus derechos humanos.

La Agenda de propuestas de las productoras de la Macro Región Sur será comentada por el panel conformado por Tania Villafuerte, funcionaria del gobierno Regional de Cusco, y por Julio Vicente Salas, gerente de Agricultura del gobierno Regional de Arequipa. La moderación estará a cargo de Gladys Suárez, coordinadora de la Red Arequipa.

Blanca Fernández, coordinadora del Programa de Desarrollo Rural del Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, quien dará las palabras de bienvenida al evento, destacó la importancia de que en una fecha central para las mujeres rurales como es el 15 de Octubre, se ponga en la agenda pública aspectos relacionados a su realidad, demandas y propuestas.

“Esperamos que la atención trascienda a este día y las autoridades tomen medidas sostenibles para contribuir al desarrollo de las mujeres rurales y avanzar hacia el fortalecimiento de sus competencias para la mitigación y adaptación ante el cambio climático”, puntualizó.

El Foro Público será clausurado por Carlos Quiroz, responsable de la oficina de Asuntos Sociales del Gobierno Regional de Arequipa.


13 de Octubre 2012

Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán - Parque Hernán Velarde No 42 Lima 1, Lima-Perú. Tel. (51-1) 433 1457, fax (51-1) 433 9500, E-mail: postmast@flora.org.pe
ONG con Status Consultivo Especial ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC) de Naciones Unidas