Pasantía de productoras rurales: autonomía y empoderamiento

 

Pasantía de productoras rurales: autonomía y empoderamiento

Doce productoras de la Escuela Agroecológica de Quispicanchi-Cusco del Centro Flora Tristán, realizaron en el mes de agosto una pasantía de cuatro días a la región vecina de Apurímac, de donde retornaron con energías y conocimientos enriquecidos para replicar entre sus compañeras.

“Hemos estados en diferentes comunidades campesinas de Abancay donde las productoras han visitado experiencias de agricultura sostenible, organización y comercialización y de resistencia ante los impactos de la pandemia por el Covid 19” explicó Naida Quispe, integrante del Programa de Desarrollo Rural (PDR) del Centro Flora Tristán.

La institución feminista aborda desde hace una década los vínculos entre género y cambio climático y contribuye a fortalecer las capacidades de las mujeres productoras rurales para su empoderamiento en la respuesta a los impactos climáticos y en la presentación de propuestas a las instancias de decisión en sus comunidades y distritos.

Las pasantías interregionales forman parte del programa formativo de la Escuela Agroecológica que se desarrolla en el marco del proyecto “Productoras rurales andinas de Cusco empoderadas lideran cambios para asegurar la sostenibilidad ecológica de sus comunidades frente al cambio climático” apoyado por la Cooperación Vasca y la institución Mugen Gainetik.

Esta pasantía a la ciudad de Abancay, de la región altoandina de Apurímac, tuvo cuatro días de duración y se hizo en coordinación con el Instituto de Desarrollo del Medio Ambiente (IDMA).

Participó una delegación de 12 productoras, en representación de las 80 que conforman la escuela, quienes se trasladaron a diferentes comunidades de los distritos de Circa, Ocobamba, y Lambrama y a ferias agroecológicas en la propia capital.

“Ha sido una experiencia muy enriquecedora para las productoras, el solo hecho de viajar y trasladarse a otra región evidencia que tienen mayor capacidad de decisión en sus hogares, han logrado que sus parejas y familias comprendan la importancia de su desarrollo y que en su ausencia se organicen para sostener las actividades familiares y del hogar. Eso es muy significativo pues todavía prevalece mucho machismo en las zonas rurales”, explicó Naida Quispe, quien junto con la ingeniera agrónoma Janet Nina, también integrante del PDR, acompañó la pasantía.

Las productoras participantes expresaron su satisfacción por la experiencia vivida. “Hemos visto en la comunidad Soccos una parcela de cultivos de paltos que asociaba con el cultivo de hortalizas, estaban bien distribuidos los espacios para acopiar los residuos, colocar los abonos orgánicos y producir los biocidas. Me ha gustado mucho y eso voy replicar llegando a mi comunidad en Paropujjio”, comentó Luzmila Rivera.

"Por su parte la productora María Quispe, manifestó que las diferentes experiencias de mujeres y hombres que se dedican a la agricultura familiar en las comunidades visitadas son resultado de mucha persistencia en el esfuerzo. “Tras años de trabajo han logrado ser sostenibles comprometiendo a sus familias y respetando siempre a la madre tierra”, dijo.

Estas experiencias serán compartidas por las 12 productoras a sus compañeras de los respectivos Comités Distritales de la Asociación Provincial de Productoras Ecológicas de Quispicanchi (APPEQ), organización que las agrupa y representa.


Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán - Parque Hernán Velarde No 42 Lima 1, Lima-Perú. Tel. (51-1) 433 1457, fax (51-1) 433 9500, E-mail: postmast@flora.org.pe
ONG con Status Consultivo Especial ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC) de Naciones Unidas