Al nuevo titular del MIDAGRI: empoderar a las mujeres rurales para reactivar la agricultura familiar

Al nuevo titular del MIDAGRI: empoderar a las mujeres rurales para reactivar la agricultura familiar

El Centro Flora Tristán planteó la urgencia de colocar como parte de la agenda prioritaria del nuevo gobierno la situación de discriminación de las mujeres rurales que se dedican a la pequeña agricultura con la finalidad de corregir las desigualdades que las afectan y erradicar las vulneraciones a sus derechos.

El pasado 28 de julio, en que se conmemoró el bicentenario nacional, juramentó como presidente de la República el profesor rural Pedro Castillo, quien en su discurso reivindicó su origen campesino y prometió gobernar en favor de las poblaciones históricamente excluidas, reactivar el sector agrario y promover el consumo de productos sanos y ecológicos.

En este sector, Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (MIDAGRI), ha sido nombrado como ministro Víctor Maita Frisancho, ex presidente de la Confederación Nacional Agraria y de la Federación Agraria Revolucionaria Túpac Amaru de Cusco. En una reunión con gremios agrarios, en su condición de titular del sector, afirmó que su gestión se enfocará en la agricultura familiar y en elaborar los lineamientos para la segunda reforma agraria.

La institución feminista, que desarrolla un trabajo de promoción de los derechos de las mujeres rurales vinculadas a la agricultura familiar, consideró importantes las declaraciones del primer mandatario y del ministro Maita, pero subrayó que estas iniciativas necesitan incorporar enfoque de género para no excluir a las mujeres agricultoras.

“Las brechas sociales y de género son profundas en las zonas rurales y constituyen obstáculos para que las mujeres afirmen su ciudadanía, ejerzan sus derechos, se empoderen y fortalezcan todas sus capacidades”, afirmó Elena Villanueva, del Programa de Desarrollo Rural del Centro Flora Tristán.

Explicó que el contexto de cambio climático y emergencia sanitaria profundiza las desigualdades, incrementando los desafíos que enfrentan cotidianamente las mujeres para mantener su producción, cuidar a sus familias y los bienes de la naturaleza.

“Sin su trabajo diario no habría alimentos en las mesas de los hogares de las comunidades ni ciudades, y pese a esta enorme contribución para sostener la vida y cuidar la biodiversidad, el Estado no les reconoce ni garantiza el disfrute de todos sus derechos y siguen siendo la población con mayor analfabetismo, deserción escolar, violencia de género, embarazo adolescente, pobreza y discriminación”, sostuvo.

En el Perú casi tres millones y medio de mujeres viven en zonas rurales y alrededor de 700,000 se dedican a la agricultura familiar, sin recibir ingresos económicos en su gran mayoría, y con desigual acceso al control y uso de la tierra y a la capacitación y asistencia técnica. Como resultado de la división sexual del trabajo asumen además las labores de cuidados, tampoco remuneradas, que limita sus oportunidades.

“Esperamos que el nuevo gobierno y el actual ministro del MIDAGRI viabilicen sus propuestas incorporando el enfoque de género y garantizando la participación activa de las mujeres, para que sus planteamientos y necesidades específicas de género enriquezcan y den sostenibilidad a las políticas públicas”, remarcó Villanueva.

 


Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán - Parque Hernán Velarde No 42 Lima 1, Lima-Perú. Tel. (51-1) 433 1457, fax (51-1) 433 9500, E-mail: postmast@flora.org.pe
ONG con Status Consultivo Especial ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC) de Naciones Unidas