Mujeres productoras rurales: afirmando su autonomía

 

Mujeres productoras rurales: afirmando su autonomía

Cusco 27 Marzo.- La ciudadanía de las mujeres productoras rurales se afirma en base a la conciencia de sus derechos y ejercicio de la autonomía económica, sostuvo Elena Villanueva, socióloga del Programa de Desarrollo Rural (PDR) del Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán.

La institución feminista que este 2019 celebra sus 40 años de trabajo en favor de los derechos humanos de las mujeres peruanas, mantiene una apuesta firme por las que viven en zonas rurales y se dedican a la pequeña agricultura, actividad esencial para el sostenimiento de la vida, pero que sin embargo es desatendida por el Estado.

A través de la Escuela Agroecológica de Productoras Rurales, el PDR han contribuido a la formación integral de mujeres que han ganado en autoestima, conocimiento y ejercicio de derechos y ciudadanía, y han consolidado sus competencias para hacer su camino hacia la autonomía económica con la venta de los excedentes de su producción agroecológica.

“Hemos cumplido el primer año de gestión de un proyecto auspiciado por la Agencia Vasca de Cooperación y la institución Mugen Gainetek en seis distritos de Cusco, que nos ha permitido aportar a su seguridad y soberanía alimentaria, a su empoderamiento personal y colectivo y su capacidad de propuesta para el desarrollo sostenible en sus comunidades”, explicó Villanueva.

El proyecto de dos años de duración inició el 2018 y se ubica en los distritos de Andahuaylillas, Cusipata, Huaro, Oropesa, Urcos y Quiquijana (Quispicanchi, Cusco), y está orientado a mejorar la calidad de vida de las productoras y de sus familias mediante el ejercicio de sus derechos económicos y sociales, para lo cual se ha logrado que las 80 participantes en la Escuela cuenten con biohuertos para la siembra de once variedades de hortalizas y de un sistema de riego tecnificado por goteo.

“Los efectos del cambio climático amenazan a la pequeña agricultura y afecta de manera diferenciada a las mujeres, pese a lo cual sus necesidades y propuestas no están todavía en el foco de las políticas públicas por la dificultad en sectores del Estado de vincular el género, cambio climático y desarrollo sostenible”, sostuvo la especialista.

En ese sentido destacó que las mujeres, organizadas en la Asociación Provincial de Productoras Ecológicas de Quispicanchi (APPEQ), estén con una actoría fortalecida para hacer llegar con voz propia sus planteamientos a las autoridades locales.

Ellas tienen una agenda climática –continuó- donde han priorizado cinco ejes sobre los que requieren medidas, programas y presupuestos, a fin de que en sus distritos la promoción de la agroecología y la erradicación de las discriminaciones de género, sean dos caras de una misma moneda.

A los logros obtenidos en el primer año del proyecto se sumarán los desafíos previstos para el 2019, como es que las productoras den otro paso hacia su presencia en los mercados con su marca Pachararu, en busca del precio justo sobre la base del reconocimiento y valoración al producto agroecológico que ofrecen, resultado de su trabajo con el uso de prácticas agroecológicas.

Estar en los mercados y obtener recursos es importante, pero lo es más la capacidad fortalecida de las mujeres para decidir con autonomía sobre el uso de ese beneficio resultado de su trabajo, puntualizó Villanueva.

 

Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán - Parque Hernán Velarde No 42 Lima 1, Lima-Perú. Tel. (51-1) 433 1457, fax (51-1) 433 9500, E-mail: postmast@flora.org.pe
ONG con Status Consultivo Especial ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC) de Naciones Unidas