“Me libero de mi ser machista”

Me libero de mi ser machista”

 

Cusco 27 Nov.- Como una experiencia liberadora que les contribuirá a ser mejores personas y a establecer con sus parejas relaciones basadas en el respeto, diálogo e igualdad, consideraron los hombres agricultores su participación en el taller sobre nuevas masculinidades realizado dentro del proyecto Productoras rurales empoderadas de Cusco gestionan de manera sostenible sus unidades productivas aportando al desarrollo local equitativo con justicia climática”.

Durante los días 13, 14, 15 y 16 de noviembre, 35 hombres, parejas de las mujeres productoras de la Escuela Agroecológica del Centro Flora Tristán involucradas en el proyecto, reflexionaron de manera individual y colectiva a través de una metodología participativa sobre la formación y desarrollo de sus masculinidades, y el impacto de estas en ellos y sus entornos.

Este trabajo permitió que inicien un proceso de conciencia de género que les llevó a cuestionar su ser machista y reconocer cómo les afectó personalmente desde la infancia y cómo, ahora, es un obstáculo para sostener relaciones de igualdad con sus parejas y sus hijas e hijos, y para  reconocer el enorme trabajo “invisible” de las mujeres que antes veían como “natural”.

En una dinámica muy cuidadosa en que se aseguró contención emocional, el grupo participante pudo depositar en los demás aquellas experiencias significativas para la construcción de una masculinidad hegemónica, expresar su deseo y compromiso de liberar el peso de una mochila cargada de orgullo machista y su decisión de compartir con las mujeres las labores de cuidado.

“Yo me quito este peso de la espalda y me comprometo a coordinar el trabajo del campo y de la casa con mi esposa, me quito el orgullo de ser un macho” expresó Carlos Enrique Chirinos, quien consideró su experiencia en el taller como algo bonito que nunca había vivido antes.

Pablo Zevallos, de la comunidad de Paropuccjio, dijo que en los hogares hay mucha discriminación y maltrato moral a las mujeres. “En el taller nos hemos comprometido a dejar el machismo, nos hace daño, trae problemas, confío en que con ese cambio que haremos los hombres el futuro será mejor en todo, en la economía, en el trato, en todo”, remarcó.

“Hasta hoy ha sido el peso de ser machista, me libero de mi ser machista”, reiteró Juan Quispe de la comunidad de Sacchas. Explicó que los varones en general no saben valorar a las mujeres, quieren mandar, hacer su voluntad, se creen fuertes y todopoderosos. “Nos enseñan desde chicos a ser muy machos, pero eso va a cambiar, en nuestras casas será diferente”.

Así como ellos, en general el conjunto de participantes hizo un acto simbólico, al finalizar el taller, de sacar de sus mochilas el peso en kilos y arrobas que les ha significado cargar con una forma de ser y de pensar que tras el artificio de hacerles parecer poderosos, en realidad perjudicó sus vidas, sus parejas y familias.

Como parte del taller hicieron una visita de campo y observaron la producción orgánica de las productoras en los fitotoldos que cuenta con riego tecnificado por goteo instalados ambos en el marco del proyecto. Pascuala Rosado, integrante de la Escuela Agroecológica y presidenta de la APPEQ, los recibió y explicó el trabajo productivo y de cuidado que cumplen cada día.

Y puso en evidencia, con mucho humor, cómo el machismo de las parejas obstaculiza el desarrollo de las mujeres productoras.

“Yo le criticaba a mi esposa que vaya a la Escuela Agroecológica, a perder el tiempo vas, para qué te metes en trabajo de hombres le decía, pero estaba muy equivocado, yo me comprometo a apoyarla y a cuidar a los hijos cuando ella se ausente”, comentó Jorge Lara, también de la comunidad de Sacchas.

El trabajo con hombres para promover nuevas masculinidades que contribuyan al reconocimiento y valoración de las mujeres productoras rurales, así como a relaciones de igualdad que prevengan la violencia de género, es una primera experiencia del Programa de Desarrollo Rural del Centro Flora Tristán en el marco del proyecto que es auspiciado por la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo y la organización Mugen Gainetik y que tiene lugar en los distritos de Andahuaylillas, Cusipata, Huaro, Oropesa, Quiquijana y Urcos de la provincia de Quispicanchi en Cusco.


Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán - Parque Hernán Velarde No 42 Lima 1, Lima-Perú. Tel. (51-1) 433 1457, fax (51-1) 433 9500, E-mail: postmast@flora.org.pe
ONG con Status Consultivo Especial ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC) de Naciones Unidas