NNUU aprueba Declaración de Derechos de Trabajadoras/es Rurales

Naciones Unidas aprueba Declaración de Derechos de Trabajadoras/es Rurales

 

Un avance en el reconocimiento de los derechos de las mujeres rurales se ha dado con la aprobación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Campesinos y de Otras Personas que Trabajan en las Zonas Rurales el pasado 28 de setiembre.

El Consejo de Derechos Humanos de NNUU ha culminado de esta forma un proceso iniciado hace seis años cuando se conformó el equipo de trabajo intergubernamental junto con la Vía Campesina, presidido por Bolivia, para trabajar en una resolución que encaminara procesos en favor de los derechos de las personas que habitan y trabajan en las zonas rurales.

33 países votaron a favor de su aprobación, entre ellos Perú que integra el Consejo de Derechos Humanos, 11 se abstuvieron y 3 se pronunciaron en contra (Australia, Hungría y el Reino Unido). En noviembre se espera que sea adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas.

La declaración, si bien no tiene carácter vinculante, tienen gran relevancia pues de manera explícita reconoce derechos individuales y colectivos de quienes son mujeres y hombres que se dedican a la producción a pequeña escala, así como de las poblaciones rurales a recursos naturales como las semillas, agua, biodiversidad y soberanía alimentaria.

El artículo 04 del documento se refiere específicamente a los derechos de las mujeres campesinas o trabajadoras rurales e insta a los Estados a tomar las medidas para erradicar todas las formas de discriminación que las afecta y a promover su empoderamiento para que en condiciones de igualdad con los hombres disfruten de todos los derechos humanos y libertades fundamentales.

Detallan en particular los derechos a participar en los planes de desarrollo a todo nivel, a salud física y mental y servicios adecuados de planificación familiar, a beneficiarse de programas de seguridad social, a educación y formación, a la organización para acceder a oportunidades económicas, a obtener créditos y préstamos agrícolas, a utilizar y gestionar la tierra y recursos naturales, al empleo digno con igual remuneración y a no ser víctimas de violencia.

“Esta Declaración es una herramienta importante porque da visibilidad a las mujeres rurales y a sus aportes a la seguridad y soberanía alimentaria, y las coloca como sujetas de derechos a fin de que los Estados desarrollen políticas y destinen presupuestos para corregir las brechas de discriminación que las mantiene en una situación de histórica desventaja afectando el ejercicio de sus derechos humanos”, expresó Elena Villanueva del Programa de Desarrollo Rural del Centro Flora Tristán.

Explicó que, en el caso de Perú, país firmante de la Declaración, existen muchas deudas pendientes con las mujeres rurales de costa, sierra y selva que se dedican a la pequeña agricultura y que con su trabajo abastecen de alimentos las mesas familiares, pero que sin embargo viven en violencia, con escasos servicios de salud, déficit en educación, formación y asistencia técnica, e inseguridad jurídica en el acceso, uso y disfrute de la propiedad de la tierra.

“Estas desigualdades afectan su calidad de vida y ejercicio de derechos y se profundizan con los impactos del cambio climático, problema que en nuestro país aún no es abordado desde una perspectiva de género, lo que permitiría evidenciar las afectaciones específicas de mujeres y hombres, y recuperar sus aportes y experiencias”, sostuvo.

El Programa de Desarrollo Rural del Centro Flora Tristán tienen entre sus objetivos estratégicos la promoción de derechos de este sector de la población y viene trabajando con mujeres vinculadas a la pequeña agricultura para fortalecer sus capacidades en el manejo sostenible de la tierra, agua y semillas, y empoderarlas en el ejercicio de sus derechos económicos y sociales.

En la actualidad trabajan en seis distritos de la provincia de Quispicanchi – Cusco, donde mujeres de comunidades altoandinas de los distritos de Andahuaylillas, Cusipata, Huaro, Oropesa, Quiquijana y Urcos con el apoyo de la cooperación vasca al desarrollo y de la institución española Mugen Gainetk.

 

Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán - Parque Hernán Velarde No 42 Lima 1, Lima-Perú. Tel. (51-1) 433 1457, fax (51-1) 433 9500, E-mail: postmast@flora.org.pe
ONG con Status Consultivo Especial ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC) de Naciones Unidas