Productoras intercambian experiencias y buenas prácticas agroecológicas

 

Productoras intercambian experiencias y buenas prácticas agroecológicas

Cusco 21 set.- Una experiencia inolvidable vivieron las productoras que integran la Escuela Agroecológica del Centro Flora Tristán en la gira de productoras colectiva que realizaron el 22 y 23 de agosto último y que les propició diversos aprendizajes.

“He visto cómo las señoras de Huasao (Oropesa) preparaban su compost, su bocashi y lo bien que le hace a sus suelos, porque siendo pequeñas sus áreas de cultivo tenían harta y variada producción”, afirmó Hilda Rocca, productora del distrito de Cusipata, ubicada en la zona alta de la provincia de Quispicanchi.

Hilda es parte de las 80 mujeres dedicadas a la pequeña agricultura en los distritos de Andahuaylillas, Cusipata, Huaro, Oropesa, Quiquijana y Urcos que integran la Escuela Agroecológica de Productoras Rurales en el marco del proyecto “Productoras rurales empoderadas en Cusco gestionan de manera sostenible sus unidades productivas aportando al desarrollo local equitativo con justicia climática” auspiciado por la Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo y la organización Mugen Gainetik.

“Las agricultoras se ha enriquecido mutualmente con esta experiencia, han visto buenas prácticas en la zona de valle y en la zona alto andina que redundará en una mejora de su producción orgánica”, refirió Katherine Pozo, promotora del Centro Flora Tristán en Cusco.

Como parte del proyecto, las 80 productoras han instalado fitotoldos en sus parcelas con un módulo de riego tecnificado por goteo, con lo que están avanzando en procesos de adaptación al cambio climático, cuyos efectos impactan negativamente en su producción y su salud.

Luego de preparar y abonar los suelos, ellas ya han iniciado la siembra de hortalizas de corto periodo vegetativo de acuerdo a la ubicación de los terrenos para su seguridad alimentaria. En pocos meses contarán con lechugas tomates cherry, zanahorias, acelgas, colantao, entre otras variedades, y en el mediano plazo estarán en condiciones de comercializar sus excedentes.

“En la comunidad de Paropuccjio (situada a más de 3,330 metros sobre el nivel del mar) las familias practican el ayni como hacían nuestros antepasados, eso les ha permitido a las señoras avanzar con sus fitotoldos apoyándose mutuamente”, manifestó admirada Rosa Soncco, del distrito de Huaro que se ubica en la zona de valle.

Katherine Pozo destacó que visitar las comunidades, conocer realidades y problemas comunes pero también experiencias diferentes, ha sido muy impactante para las mujeres productoras. Se han sentido en confianza –dijo- y sobre todo fortalecerá su autoestima porque han demostrado que pueden dialogar y hacer valer sus necesidades al interior de sus hogares. “Ellas han salido de sus espacios cerrados, de sus rutinas y se han desenvuelto con todo su potencial”, remarcó.

Por su parte Cristina Sesto, experta de Mugen e integrante del equipo técnico del proyecto en Cusco, valoró los beneficios de la gira de productoras en la vida de las mujeres pues no solo han constatado que comparten problemas comunes, sino que han podido aprender de la experiencia de cada una para hallar las soluciones que necesitan.

El proyecto se inició en el mes de enero del presente año y culminará en diciembre del 2019. Sus resultados apuntan a fortalecer las capacidades de las mujeres productoras, a su organización Asociación Provincia de Productoras Ecológicas de Quispicanchi (APPEQ), así como a las autoridades y funcionariado local en políticas climáticas con enfoque de género.


Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán - Parque Hernán Velarde No 42 Lima 1, Lima-Perú. Tel. (51-1) 433 1457, fax (51-1) 433 9500, E-mail: postmast@flora.org.pe
ONG con Status Consultivo Especial ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC) de Naciones Unidas