Agricultoras de Quispicanchi: justicia climática y ejercicio de derechos para ganar ciudadanía

Agricultoras de Quispicanchi: justicia climática y ejercicio de derechos para ganar ciudadanía

Cusco Abril.- El Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán inició en enero de este año una nueva intervención en la provincia de Quispicanchi, concretamente en los distritos de Andahuaylillas, Huaro, Urcos, Oropesa, Cusipata y Quiquijana, ubicados entre los 3,100 y 3,300 metros sobre el nivel del mar.

Trabajará con mujeres productoras rurales quienes a través de su participación en la Escuela Agroecológica se empoderarán en sus derechos como ciudadanas y fortalecerán sus capacidades en la pequeña agricultura para enfrentar el cambio climático, aportar a la seguridad alimentaria y al desarrollo sostenible.

Será en el marco del proyecto “Productoras rurales empoderadas de Cusco gestionan de manera sostenible sus unidades productivas aportando al desarrollo local equitativo con justicia climática” que cuenta con el apoyo de la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo y la institución Mugen de España.

Autoridades y funcionariado de los seis distritos están dispuestos a sumar esfuerzos para que las mujeres dedicadas a la pequeña agricultura fortalezcan su ciudadanía y participación social y económica en sus localidades. Y para avanzar en la aprobación de medidas que relacionen género y cambio climático que respondan a las necesidades de las productoras, tal como se desprende de las reuniones sostenidas con el equipo técnico del proyecto.

Efectivamente, en el mes de febrero se concretaron las visitas a las sedes de los gobiernos locales de los distritos de intervención. Las autoridades destacaron la importancia de promover desde sociedad civil el empoderamiento de las mujeres a través de proyectos técnico productivos en el campo de la agroecología.

“Hemos encontrado autoridades que desarrollan múltiples esfuerzos para impulsar el desarrollo en sus distritos y convencidos de que la promoción de los derechos de las mujeres, en particular de las que están en la pequeña agricultura, es fundamental, es una herramienta clave para el logro de sus objetivos”, expresó Elena Villanueva, responsable del proyecto.

La pequeña agricultura es fuente de vida para las familias de las alturas en Cusco, y pese a su aporte gravitante a esta actividad, el acceso de las mujeres a oportunidades de capacitación y asistencia técnica es muy reducido. La Escuela Agroecológica del CMP Flora Tristán será un espacio de formación integral, técnica y en derechos para ellas.

Serán 80 las productoras involucradas directamente y a través de las jornadas de réplica que realizarán entre sus pares –con el apoyo del equipo técnico local- se ampliará el radio de impacto del proyecto hacia otras 800 mujeres y hombres dedicadas/os a la pequeña agricultura.

Una vida libre de violencia, seguridad alimentaria, autonomía y participación en espacios ciudadanos son parte de los derechos humanos de las mujeres productoras rurales que se verán fortalecidos con esta intervención en los distritos de Andahuaylillas, Huaro, Urcos, Oropesa, Cusipata y Quiquijana.

Igualmente se posicionará la marca Pacharuro, que identifica la producción agroecológica de las mujeres agrupadas en la Asociación Provincial de Productoras Ecológicas de Quispicanchi (APPEQ), organización productiva que el Centro Flora Tristán ha venido acompañando en su proceso de consolidación.

El alcalde de Huaro, Elmer Pinares Huanca, saluda el inicio del trabajo conjunto con el CMP Flora Tristán en favor de los derechos de las mujeres productoras.

 

El equipo técnico del municipio tuvo su primera reunión de coordinación con parte del equipo local del proyecto.

 

Autoridades y funcionarios del distrito de Urcos compartiendo con equipo del proyecto sobre los impactos del cambio climático en las mujeres productoras.

 

 

En Urcos, a más de 3,100 msnm, la actividad principal es la pequeña agricultura, en la que tienen amplia participación las mujeres.

 

En la sede del gobierno local de Andahuaylillas, el equipo encabezado por el gerente municipal, Enrique Achahui, expresa su compromiso de colaboración. “Tenemos una gran coincidencia pues apuntamos también a lograr la seguridad alimentaria”.

 

El equipo del proyecto con Elena Villanueva, Katherine Pozo, Nayda Quispe y Janed Nina planificando las acciones que incluyen formación en género y derechos, asistencia técnica, fortalecimiento organizativo, comunicación e incidencia. Una prioridad: la instalación de módulos de riesgo tecnificado y micro túneles en las parcelas de las mujeres de los seis distritos de intervención.


 

Nayda Quispe, del equipo local del proyecto, explica a funcionarios del municipio de Quiquijana, los beneficios de la agricultura agroecológica y la importancia de incluir a más mujeres. La intervención en el distrito será por encima de los 3,200 msnm.

 

 

El gerente de Desarrollo Económico del distrito de Cusipata, Vladimir Boza, en reunión con equipo del proyecto de CMP Flora Tristán.

Empoderar a las mujeres contribuye a fortalecer su ciudadanía y aporte al desarrollo sostenible. En Cusipata persiste la pobreza extrema y desnutrición infantil.


 

Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán - Parque Hernán Velarde No 42 Lima 1, Lima-Perú. Tel. (51-1) 433 1457, fax (51-1) 433 9500, E-mail: postmast@flora.org.pe
ONG con Status Consultivo Especial ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC) de Naciones Unidas