Vivir Bien es Tener Buena Salud y Reproductiva

Vivir Bien es Tener Buena Salud Sexual y Reproductiva

Cusco 28 de mayo.- Acceso oportuno a servicios de salud sexual y reproductiva gratuitos y de calidad, es una de las aspiraciones de las mujeres productoras rurales de la provincia de Quispicanchis.

En el marco del 28 de mayo, Día Mundial de Acción por la Salud de la Mujer, esta demanda cobra especial relevancia ante las dificultades y barreras que enfrentan cotidianamente para poder disfrutar del bienestar pleno, de su salud integral.

“Las mujeres rurales son las que tienen menos oportunidades para el desarrollo y ejercicio de derechos, están postergadas en las políticas públicas como es el caso de la salud, donde las autoridades locales y regionales tienen deudas pendientes con ellas”, afirmó Blanca Fernández del Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán.

La institución viene ejecutando el proyecto Agricultoras andinas de la provincia de Quispicanchi empoderadas trabajan por la sostenibilidad de la vida y la justicia climática a partir del cual se han aproximado a la realidad cotidiana de las mujeres de los distritos de las zonas de valle y altoandinas.

“El cambio climático coloca nuevos desafíos para la sostenibilidad de la pequeña agricultura y las mujeres están en desventaja, no solo por las brechas en educación y capacitación, sino por la desatención a su salud, especialmente sexual y reproductiva, que disminuye su capacidad de respuesta para adaptarse adecuadamente y en condiciones de igualdad a este nuevo contexto”, señaló Fernández.

La escasez de agua obliga a las mujeres a recorrer distancias más largas en busca de este recurso generándoles malestares renales y en el bajo vientre, a la vez que su salud mental se fragiliza debido a la permanente sensación de incertidumbre que impone el cambio climático con la alteración del ciclo del agua.

Las relaciones desiguales de poder entre mujeres y hombres y los roles tradicionales de género colocan a las productoras como responsables de la atención y cuidado de las necesidades de los demás, postergando su propia salud y bienestar.

A estos factores culturales se suma el hecho de que los servicios que presta el Estado son insuficientes, sobre todo en las zonas de altura; carecen de infraestructura idónea y de personal capacitado para brindar un servicio de calidad con enfoque de derechos e interculturalidad, que dignifique a las mujeres y no las maltrate.

Un aspecto álgido de la salud sexual y reproductiva es la situación del embarazo temprano, el aborto inseguro y la mortalidad materna, realidad acuciante en el Perú pero que tiene aristas especialmente difíciles en las zonas rurales.

Al 2014, cerca del 12% de las adolescentes en Cusco ya tenía un hijo o estaba embarazada por primera vez, lo que las coloca en alto riesgo de abandono escolar y por consiguientes de afectar sus proyectos de vida y reproducir los círculos de pobreza.

 

“Con ocasión de esta fecha esperamos que las autoridades locales, regionales y del gobierno central fijen como prioridad la atención de la salud sexual y reproductiva de las mujeres, especialmente de las zonas rurales, y cerrar de esta forma las brechas existentes y contribuir a un desarrollo con igualdad de oportunidades”, subrayó la representante del Centro Flora Tristán.

Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán - Parque Hernán Velarde No 42 Lima 1, Lima-Perú. Tel. (51-1) 433 1457, fax (51-1) 433 9500, E-mail: postmast@flora.org.pe
ONG con Status Consultivo Especial ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC) de Naciones Unidas