Agroecología para adaptarse al cambio climático

Cusco, 6 Dic.- A 3,500 y 4,000 metros sobre el nivel del mar se encuentran las parcelas de las productoras rurales que han iniciado su participación en la Escuela Agroecológica del Centro Flora Tristán, con la finalidad de mejorar su siembra, cosecha y comercialización y  asumir con mayores recursos el desafío de adaptarse al cambio climático.

85 mujeres de siete distritos de la provincia de Quispicanchis (Andahuaylillas, Lucre, Huaro, Oropesa,  CCatca, Ocongate, Ccarhuayo) tanto del valle como de la zona alto andina, tuvieron en noviembre último su primer taller sobre   derechos   económicos,   sociales   y   políticos   y   los mecanismos de participación ciudadana.


Esta actividad es parte del proyecto Agricultoras andinas de la provincia de Quispicanchi empoderadas trabajan por la sostenibilidad de la vida y la justicia climática. Contó con la participación de representantes de   las   municipalidades   distritales,    de la presidenta   de la Asociación Regional de Productores Ecológicos de Cusco y de la Mesa   de   Género   de  la región Nayda Quispe; y de la coordinadora de Mugen, Patricia Ortiz de Zárate, organización española que apoya esta iniciativa financiada por la diputación del Gipuskoa.


Las y los funcionarios ediles Ronald Terrazas, gerente general del municipio de Huaro; Fredy Inquilltupa, subgerente de desarrollo económico local de la municipalidad de Huaro; Yoni Pastrana, subgerente de desarrollo social del concejo de Ccatcca; y Valeria   Quispe,   regidora   del municipio  de  Ccarhuayo, saludaron la participación de las mujeres y expresaron su confianza en que los resultados beneficiarán a las familias y comunidades.

En este primer taller, también participaron integrantes del Centra Flora Tristán: Katherine Pozo, promotora local y Elena Villanueva del Programa de Desarrollo Rural, quien manifestó que en la Escuela las mujeres fortalecerán sus competencias  técnicas para aprovechar en forma sostenible la tierra y el agua, diversificar su producción y manejar técnicas agroecológicas que contribuirán a dar un valor agregado a sus productos y por tanto ampliar las oportunidades para su comercialización.


“Cusco es una de las regiones más expuestas a los efectos del cambio climático y es la agricultura una de las actividades que siente ya los impactos, es necesario generar las condiciones para que las mujeres se adapten en condiciones de igualdad y evitar que se ahonden las brechas de género”, dijo.

Efectivamente, las productoras rurales tienen menos acceso a las oportunidades de capacitación y de control de sus recursos naturales, situación que aumenta su situación de vulnerabilidad ante el cambio climático.


“Desde el proyecto contribuiremos a fortalecer su conciencia de derechos, sus saberes en la agricultura y su organización y de esa forma reducimos los factores de vulnerabilidad para que sean actoras de cambio”, subrayó la especialista.


El taller se realizó primero para las productoras del valle y después para la de la zona alta. Cada uno se inició con una ceremonia de pago a la tierra para después realizar las distintas dinámicas de desarrollo de los contenidos, mediante una metodología ampliamente participativa.

Las productoras cumplirán ahora con jornadas de réplica entre sus pares, con la asistencia técnica del equipo local del proyecto integrado por Katherine Pozo y Nayda Quispe, ambas con experiencia en el trabajo de promoción con mujeres rurales y la producción agroecológica respectivamente.

 


 

 

6 Diciembre del 2015

Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán - Parque Hernán Velarde No 42 Lima 1, Lima-Perú. Tel. (51-1) 433 1457, fax (51-1) 433 9500, E-mail: postmast@flora.org.pe
ONG con Status Consultivo Especial ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC) de Naciones Unidas