MUJERES Y CAMBIO CLIMÁTICO. Desafiando las resistencias y aportando desde la diversidad

 

 

Nuestro país es sede este mes de la vigésima reunión de los países que son parte de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CNMUCC) así como de la Cumbre Mundial de los Pueblos, paralela a la COP 20. En ambos espacios las organizaciones de mujeres están luchando porque sus voces y propuestas sean tomadas en cuenta.

En el caso de la conferencia oficial con participación de delegados de 194 países, el énfasis está puesto en superar el desbalance de género en las representaciones oficiales y oficinas técnicas de la Convención, así como en el proceso de toma de decisiones.

Naciones Unidas cuenta con consensos e instrumentos que favorecen la incorporación del enfoque de género en la aplicación de la (CNMUCC). Lo que se requiere es la voluntad política de las representaciones de los países para llevarlas a cabo.

Es necesario que la posición peruana sea sólida en ese punto y congruente con los avances que desde el Frente Público del Ministerio del Ambiente se ha promovido en alianza con el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, cooperación internacional y organizaciones de sociedad civil para que las decisiones climáticas tengan enfoque de género, derechos humanos e interculturalidad. Y en ese objetivo establecer puntos de acuerdo con países aliados.

La Cumbre de los Pueblos ha asumido como uno de sus ejes el de Sostenibilidad de la vida, demandado por la diversidad de colectivos y organizaciones de mujeres que aportan el enfoque de cómo el cambio climático originado por la profundización del modelo hegemónico de producción y consumo, amenaza la autonomía del cuerpo de las mujeres y la soberanía de sus territorios.

Sus propuestas para la construcción de otro mundo consideran la transformación de las estructuras económicas, sociales y políticas causantes de esta crisis climática que pone en riesgo ecosistemas, recursos naturales y la vida humana.

Pero también colocan como una prioridad la urgencia de erradicar el machismo, el sexismo, el racismo, la lesbofobia y otras formas de discriminación vigentes que impiden la construcción de una sociedad que se base en el reconocimiento y respeto de las diferencias en condiciones de igualdad.

El CMP Flora Tristán está articulado a esfuerzos e iniciativas en ambos espacios, en la COP 20 y en la Cumbre de los Pueblos, sumando su capacidad de aporte al objetivo de lograr que se venzan las resistencias que los prejuicios de género y la visión subordinada de las mujeres y sus demandas -todavía persistentes- generan ante la exigencia de incorporar a la mitad de la población con sus intereses, miradas y propuestas, en los diálogos, negociaciones y decisiones globales.

En ese marco esperamos que la COP 20 avance hacia un nuevo acuerdo climático mundial justo, equitativo y vinculante para un desarrollo sostenible que promueva la participación de mujeres y hombres en igualdad de condiciones.

Y que la Cumbre de los Pueblos incorpore los liderazgos de mujeres en su amplia diversidad, así como sus propuestas, en el conjunto de demandas que entregará a los países reunidos en la COP 20 de cara a que sean incluidas en la declaración final a adoptarse en la COP 21 de París en el 2015.

Lima 03 diciembre del 2014