Se conmemora el día de las mujeres rurales en medio de discriminación y desigualdad

Son actoras claves para el desarrollo pero no son tomadas en cuenta por el Estado


El Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán expresó su reconocimiento a las mujeres rurales de costa, sierra y selva del país por su contribución a la seguridad alimentaria, al desarrollo nacional y a la conservación de la biodiversidad, que resulta de especial relevancia en el actual contexto de cambio climático al ser nuestro país el tercero de mayor vulnerabilidad a este problema y la agricultura una de las áreas en mayor riesgo.

La institución se pronunció al conmemorarse este 15 de Octubre el Día Mundial de la Mujer Rural, instituido por Naciones Unidas en 1995 para llamar la atención mundial sobre esta población invisibilizada y que pese a su importante rol continúa sumida en situaciones de discriminación y desigualdad de género.

En el Perú, las mujeres rurales desempeñan labores productivas, asumen responsabilidades domésticas y familiares y mantienen vivos saberes ancestrales en beneficio de la conservación de los recursos naturales y la biodiversidad, valiosos además para las estrategias de adaptación y mitigación ante el cambio climático.

Sin embargo su labor en la pequeña agricultura, en el cuidado de semillas, suelo, agua y bosques no es valorado por las  comunidades, la sociedad ni las autoridades del Estado. Además, esta actividad se ve amenazada por los efectos del cambio climático, que si bien impactará a todas las poblaciones, lo hará en mayor grado a las mujeres rurales debido a su situación de desventaja social y de género.

En nuestro país   34,000 km cuadrados de área agrícola y pecuaria están expuestos a los efectos del aumento de las lluvias, 2.6 millones a sequías en la sierra sur y costa norte y otras  5.6 millones a fríos intensos en las zonas  alto andinas rurales donde campea la pobreza.

“Nosotras hacemos un llamado a las autoridades nacionales, regionales y locales a que consideren las diferencias de género ante estas situaciones de riesgo y potencien la capacidad de aporte de las mujeres rurales”, manifestó Blanca Fernández del Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán.

Puso como ejemplo que desde la infancia reciben un trato discriminatorio que perjudica su acceso a las oportunidades y el ejercicio de su ciudadanía, lo que necesita ser corregido.

”Tres de cada diez mujeres rurales no saben leer ni escribir y actualmente muchas niñas y adolescentes no asisten regularmente a las escuelas para quedarse a ayudar a sus madres en las tareas de la chacra y del hogar por los problemas que ocasionan los efectos del cambio climático, sea lluvias intensas, sequías o heladas”, indicó.

A ello se suma que solo el 5,7%  de las péquelas productoras ha recibo capacitación y el 3,2% asistencia técnica lo que limita su capacidad de respuesta eficaz ante los problemas actuales.

“La desigualdad de género incrementa la vulnerabilidad de las mujeres rurales ante el cambio climático. Esperamos que el Estado en todos sus niveles la erradique mediante políticas, estrategias y presupuestos que sean diseñados y aprobados con la participación de las organizaciones de mujeres”, demandó la representante del Centro Flora Tristán.

Destacó en ese sentido la oportunidad que representa la próxima Conferencia Mundial sobre Cambio Climático a realizarse en Lima para lograr que los acuerdos globales tengan enfoque de género y contribuyan a las políticas nacionales post COP 20.

Lima 15 de Octubre del 2104

Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán - Parque Hernán Velarde No 42 Lima 1, Lima-Perú. Tel. (51-1) 433 1457, fax (51-1) 433 9500, E-mail: postmast@flora.org.pe
ONG con Status Consultivo Especial ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC) de Naciones Unidas