No basta el cumplimiento del 30% de la cuota de género para que las mujeres sean elegidas en cargos públicos

 

 

Aunque en 1997, se incorporó en la legislación electoral del Perú la cuota de género, que se aplica a la composición de las listas electorales, esto no ha asegurado la elección de mujeres para los cargos de representación política a los que postulan.

 

La cuota de género equivale al 30% de las listas electorales para la postulación al Congreso de la República[1], al Parlamento Andino[2], a los consejos regionales[3] de los gobiernos regionales y a los concejos municipales[4] de los gobiernos locales (provinciales y distritales). También se ha establecido este mecanismo para las elecciones internas de las organizaciones políticas y de los cargos de dirección al interior de los partidos, quienes deben garantizar el cumplimiento de la norma.

 

Con ocasión de los procesos de inscripción de las listas electorales a las elecciones regionales y municipales, y en el marco de nuestro Observatorio electoral 2014, constatamos que las mujeres seguimos en los últimos lugares en las regidurías, como ocurre en la Región Ucayali, Provincia Padre Abad en los distritos: Curimana e Irazola, donde el 80% y 56% de candidatas, respectivamente, se encuentran en la parte inferior de la lista.

 

En la región Ayacucho, en sus once provincias encontramos que las candidaturas de mujeres para las alcaldías es un 2% frente a un 98 % de candidatos hombres. Miramos con preocupación el porcentaje de 84% de mujeres que van en los últimos lugares de las listas, ya que esto significa que no van a acceder al cargo que postulan. En el caso de las regidurías, las mujeres candidatas son el 43%, mientras los hombres son el 57%.

 

En la Región Lambayeque, se han presentado trece listas al Jurado Nacional de Elecciones para el Consejo Regional, y se observa que sólo hay una mujer que va como candidata a la presidencia regional y otra a la vicepresidencia.

 

Ante este panorama, demandamos a los partidos y organizaciones políticas la implementación en sus estatutos internos de mecanismos que garanticen la paridad y alternancia para volver efectiva la participación política de las mujeres en los procesos electorales. Las brechas entre hombres y mujeres de acceso al poder en el Perú son enormes y no podemos ver con naturalidad que las mujeres estén ausentes en los espacios de decisión.

 

Es una demanda democrática que tengamos mecanismos como el de la alternancia, en la reforma electoral, para garantizar que las brechas disminuyan y se fortalezca la democracia.

 

Lima, 12 de julio del 2014

 

Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán




[1] Ley Orgánica de Elecciones, Ley N° 26859.

[2] Ley de Elecciones de Representantes ante el Parlamento Andino, Ley N° 28360.

[3] Ley de Elecciones Regionales, N° 27683, modificada por Ley N° 29470.

[4] Ley de Elecciones Municipales, N° 26864 y modificatorias.

 

Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán - Parque Hernán Velarde No 42 Lima 1, Lima-Perú. Tel. (51-1) 433 1457, fax (51-1) 433 9500, E-mail: postmast@flora.org.pe
ONG con Status Consultivo Especial ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC) de Naciones Unidas