Se lanzó Campaña contra el Acoso Político en Cusco

Nueva forma de violencia. 73 alcaldesas, consejeras y regidoras del país confesaron que sufrieron agresión física o psicológica de sus colegas varones. En el marco de la campaña nacional emprendida por RENAMA, el despacho de la Congresista de la Repúplica Veronika Mendoza y las instituciones asesoras ASC Calandria, Flora Tristán y el Movimiento Manuela Ramos, las compañeras de la Asociación de Regidoras y Mujeres Autoridades de la Región Cusco-AREC, se lanzó la campaña contra el hostigamiento a nivel nacional para acabar con la desigualdad que padece el género femenino en la política peruana. Se plantea proyectos de ley para poner fin a problema.

La Red Nacional de Mujeres Autoridades del Perú (Renama), con el apoyo de 15 Organismos No Gubernamentales feministas, entrevistaron a 187 mujeres autoridades en gobiernos regionales, provinciales y distritales. En todo el país existen 2,979 autoridades mujeres. El 39% (73) de las encuestadas reconocieron haber sido agredidas durante enero del 2011 a enero de este año.

Según Katya Zamalloa Echegaray, representante del Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, varios estudios revelan que dos de cada cinco mujeres autoridades están expuestas al acoso político.

El estudio de Renama detalla que en la mayoría de los casos el agresor fue el alcalde (71%), seguido por regidores varones (48%), periodistas (24%), personal de la municipalidad (14%), un sector de la población (14%) y la familia (14%). En varias encuestas se marcó más de una opción.

Además, los políticos prefieren agredir psicológicamente a sus colegas. Cinco de cada diez autoridades reconocieron haber recibido insultos. En la lista de agresiones sigue que no les otorgan información, difamación de índole patrimonial, menosprecio de su capacidad intelectual, difamación de índole sexual, hostigamiento sexual, entre otros.

EL ACOSO DEBE PARAR


Para frenar el incremento del acoso político, la Renama junto a otras organizaciones pusieron en marcha una campaña nacional denominada "Las mujeres tenemos derecho a participar en igualdad política sin hostigamiento ni violencia".

Los organizadores llegaron a mitad de la semana pasada a Cusco, pero el evento pasó desapercibido. La cruzada incluye buscar sanciones drásticas contra los agresores; asimismo, vigilar que la conformación de listas electorales para los gobiernos regionales y municipales respete la cuota de género que dispone la Ley General de Elecciones (30%). “Una mujer no puede ser incluida solo como relleno para cumplir la norma”, anotó Silvia Uscamayta, regidora de la Municipalidad Provincial del Cusco.

Verónika Mendoza, congresista de la República, considera importante velar por el respeto a las autoridades femeninas que están en ejercicio de funciones. Ella impulsa dos proyectos de ley a favor de los derechos políticos de las mujeres: la Ley de Alternancia y la Ley contra el Acoso Político. “Necesitamos medidas de afirmación de esos derechos ganados”, anotó.

La campaña busca honrar una deuda con los cientos de mujeres que en los últimos diez años sufrieron discriminación solo por su género, según refiere Katya Zamalloa. Todas coinciden en que la misión terminará cuando hombres y mujeres sean iguales en la vida política.