Buscar:
 
 
Anticoncepción Oral de Emergencia
Anticoncepción Oral de Emergencia
 
Milenia Radio
Milenia Radio
 
 
 
 
ENTREVISTAS


EN DIÁLOGO CON CARMEN OLLÉ

por Martha Rico Llaque

Carmen Ollé (Lima, 1947) es una de las más notables representantes de la literatura peruana contemporánea. Autora de libros como Noches de adrenalina, Todo orgullo humea la noche, ¿Por qué hacen tanto ruido?, Las dos caras del deseo y Una muchacha bajo su paraguas. Nos cuenta en esta entrevista su interés actual por la narrativa y el estilo no realista, y nos confiesa su preocupación por la falta de un mercado editorial que acoja la obra de mujeres y jóvenes valores. Carmen Ollé acaba de ganar el segundo puesto, en un final muy reñido, del Concurso de Cuento Magda Portal.


¿Cuál es el estilo narrativo de Carmen Ollé?

Tengo y he pasado por varios estilos, en realidad todavía me estoy buscando. Aunque podría decir que me siento más identificada con el estilo empleado en Por qué hacen tanto ruido y Una muchacha bajo su paraguas, que es un estilo fragmentario, atemporal. Con él confieso sentirme más cómoda en la actualidad.

¿Pensando en toda tu obra, ¿qué temas son los más recurrentes en ella?
A partir de mi segundo libro con más notoriedad, pero ya desde mi primera novela, hay una preocupación por la identidad, por las relaciones de pareja, la identidad sexual y la degradación corporal.

¿Cuáles son los autores que han influido más en tu obra?
Son muchos escritores y muchas obras. Por ejemplo, para Las dos caras del deseo Patricia Highsmith era mi modelo. Para Por qué hacen tanto ruido era Bécquer. En Pista falsa los escritores de la novela detectivesca norteamericana como Walter Mosley. Mientras que en Una muchacha bajo su paraguas todos los formalistas rusos. Y Noches de adrenalina se influencia de todos ellos. Es decir, que cada obra se alimenta de distintas obras.

¿Qué te llamó a tocar los caminos de la narrativa después del éxito de Noches de adrenalina?
Cuando empecé a escribir hice cuento, ensayo, en realidad todos los géneros y siempre me gustó muchísimo leer novelas. Entonces, es desde hace mucho que tenía ese reto de escribir una novela. Y mi poesía, incluso en “Noches de adrenalina”, es bastante narrativa, en el sentido de largo aliento, no de discurso narrativo, sino de versos largos, que no concentran, sino que desbordan. Creo, además, que lo narrativo me ha servido un poco para encontrar el cauce.

¿Con cuál te sientes más cómoda, con la poesía o con la narrativa?
Creo que es un error pensar que en la literatura hay compartimientos estancos. El artista tiene toda la libertad para expresarse de mil maneras. Yo, ahora estoy escribiendo narrativa y por ahora me siento más cómoda con ella. En realidad desde hace varios años no escribo poesía. Personalmente me interesa más la narrativa, la poesía me parece muy esquiva, además es muy difícil de encontrar en estos tiempos un estilo apropiado.

¿Cómo te ves con la literatura realista?
Creo que la literatura realista, como la que planteé en Las dos caras del deseo, ya no me interesa. Eso fue un ensayo para poder contar el mundo desde fuera. Creo que la literatura no realista, más simbolista y atemporal, como la de Una muchacha bajo su paraguas, es la que interesaría ahora. Me da la impresión de que el realismo estuviera pasando por una de sus etapas en declive. Pero así es la literatura, se dan etapas, como en todo, etapas cíclicas que luego vuelven renovadas.

Mientras que en tu poesía, sobre todo en Noches de Adrenalina, las mujeres rompen esquemas y respiran un aire de libertad, vemos que en tus novelas hay cierta dependencia a la pareja. ¿cuál es la percepción de las mujeres en tu obra?
No, no creo que haya dependencia a la pareja. En Las dos caras del deseo, la mujer es completamente libre y hace lo que quiere, lo mismo sucede en Pista falsa, Por qué hacen tanto ruido y también en Una muchacha bajo su paraguas. Si bien es cierto en esta última hay un amor por la pareja, se trata de una mujer que se mueve con libertad, depende, claro, de su identidad de madre, pero es para no desbordarse, pero no creo que haya ninguna dependencia. Al respecto, Marcel Velásquez ha hecho un buen análisis en “Ajos y zafiros” sobre “Las dos caras del deseo”, señalando que son identidades de mujeres independientes, que no son subversivas, pero que tampoco son nada conservadoras.

En Las dos caras del deseo se siente cierta rigidez, no tiene la frescura y libertad de tus otros libros. ¿Qué influyó en esto? ¿Fue acaso la temática?
Sí, se debe un poco a la temática. Yo, ahí estuve frenando mi estilo, que es más desbordado, lingüística y verbalmente hablando. Debido a la historia estuve frenando mi lenguaje por privilegiar la historia y usar un lenguaje más funcional, al estilo de Patricia Highsmith. Pero así es, cada escritor tiene su vena, su temperamento y éste no se puede forzar. En ese sentido esto constituyó un ensayo para mí. Yo me siento más dentro de mi propia vena literaria en Por qué hacen tanto ruido o en Una mujer bajo su paraguas, incluso en Pista falsa, con todos los errores que pude tener allí. Encuentro que ese es el universo que a mí, personalmente, me gusta.

¿Qué opinión tienes de la literatura hecha por la mujer en el Perú hoy?
La narrativa exige mucho tiempo libre, mucha dedicación, también exige un mercado editorial disponible y dispuesto a arriesgar. Yo creo que las mujeres peruanas sí tienen obra, pero está inédita, rigurosamente inédita. Las mujeres no tienen, lamentablemente, un mercado editorial que las acoja, ese es el problema. Luego, tampoco hay muchas mujeres que se dedican a la literatura, porque estamos en un país pobre, donde la mayoría tiene que trabajar para sobrevivir y donde la sensibilidad literaria y artística es mínima, porque no se promueve a través del gobierno, ni programas culturales, no se incentiva. Entonces, ¿de qué mujeres estamos hablando? Probablemente de un grupito menor. Y generalmente no es así de donde salen las artistas, deben de salir de una gran parte de la población y no de grupos reducidos.

¿Finalmente, actualmente vienes trabajando en alguna obra, o ya tienes algo por publicar?
Por salir no. Pero estoy revisando una novela que es de corte realista. Se trata de una novela en clave detectivesca, sobre las pesquisas de una funcionaria de ONG, en relación a la muerte de un emigrante en Italia. Es un problema también sobre la identidad sexual. La estoy revisando mucho, como ahora soy crítica frente al realismo y ya no me interesa tanto, estoy siendo muy dura y no me provoca publicarla todavía. Además de eso, estoy escribiendo cosas diferentes, más simbólicas, cosa que a mí me resulta curiosa, porque no me gusta el simbolismo, pero sin embargo estoy derivando en textos parasimbólicos, medio realistas y medio simbólicos. Y creo que me gusta el lenguaje que empleo allí y las tramas.


 
 
 
 
<<Atras   << Home
 
 
Continúan atropellos a las mujeres policías
Convocan al III curso de especialización en D.D.H.H.-Ecuador
 

 
La frase de la semana
  "El nivel de civilización a que han llegado diversas sociedades humanas, está en proporción a la independencia que han gozado las mujeres"  
  Flora Tristán 1938  
 
 
Base de Datos Atenea
Base de Datos Atenea
Indicadores de Salud Sexual y Reproductiva
 
Participa Perú
Participa peru
 
Enlaces:
Derechos humanos de las mujeres
 
Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán - Parque Hernan Velarde No 42 Lima 1, Lima-Perú
Powered by Metamorphs